Ofrenda floral en homenaje a Gregorio Ordóñez. Archivo
Ofrenda floral en homenaje a Gregorio Ordóñez. Archivo - Efe

La viuda de Gregorio Ordóñez: «Sentiría vergüenza por la falta de voluntad para acabar con ETA»

Hoy se cumplen 20 años del asesinato del «popular» vasco a manos de los terroristas

EP
Actualizado:

Ana Iribar, viuda del «popular» vasco Gregorio Ordóñez, asesinado por ETA en 1995, ha afirmado este viernes que su marido sentiría hoy «vergüenza hacia los suyos por ver una falta de voluntad política para terminar con el proyecto político de ETA», y «repugnancia» por los votos que recibe Bildu. [ Escucha la entrevista a Ana Iríbar, viuda de Gregorio Ordoñez, en La Mañana de Expósito]

Iribar se ha expresado así, en declaraciones a la Cope, con motivo del 20 aniversario del asesinato de su esposo a manos de ETA, preguntada qué cree que sentiría Ordóñez al ver a Bildu gobernando en su ciudad, San Sebastián, y en la Diputación de Guipúzcoa.

«Muchos son los mismos perros pero con distintos collares», ha afirmado, y ha añadido que su marido sentiría «vergüenza hacia los suyos» y «repugnancia porque muchos ciudadanos siguen votando unas siglas tan terribles». «Sentiría vergüenza y repugnancia», ha concluido.

Su viuda ha definido a Ordóñez como «un hombre normal y corriente» que decidió entrar en política «viendo la injusticia que existía en su ciudad y en su país, el miedo que existía en la sociedad y el silencio profundo y tóxico que se extendía en el País Vasco». Según Iribar, su «espíritu de servicio al ciudadano», su «honradez y sus valores muy arraigados» formaban una mezcla que era clave para su liderazgo.

Por su parte, su hermana, Consuelo Ordóñez, presidenta del colectivo de víctimas Covite, ha opinado que «sólo hay que escuchar en un archivo sonoro lo que defendía para saber que, salvo honrosas excepciones, el PP ya no es el mismo partido».

La expresidenta del PP vasco María San Gil coincide con Ana Iribar y ha declarado que le resulta increíble que Bildu gobierne en San Sebastián y en la Diputación de Guipúzcoa. La exdirigente ha destacado que el asesinato de Ordóñez fue un ataque «en la línea de flotación de la sociedad vasca y española» y eso hizo que muchos se diesen cuenta de que había que «dar un paso al frente o eso iba a ser la ley de la selva».