La presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre
La presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre - JOSÉ RAMÓN LADRA
CONSEJO DE MINISTROS

El Gobierno condecora a Esperanza Aguirre por sus «méritos» en Educación

Concede la Gran Cruz de Alfonso X el Sabio a otras personalidades del mundo de la cultura, la educación, la ciencia y la investigación

Actualizado:

El Consejo de Ministros aprobó en su última reunión un Real Decreto por el que se concede la Gran Cruz de la Orden Civil de Alfonso X el Sabio a Esperanza Aguirre, «en atención a los méritos y circunstancias que concurren» en ella, a propuesta del Ministro de Educación, Cultura y Deporte.

En la referencia del Consejo de Ministros se repasa el trabajo de Aguirre en el ámbito de Educación: «Entre 1979 y 1983 desempeñó diversos puestos en el ámbito del entonces Ministerio de Cultura, en 1993 fue designada concejal de Cultura en el Ayuntamiento de Madrid y entre 1996 y 1999 ocupó el cargo de ministra de Educación y Cultura». «Posteriormente, ostentó la Presidencia del Senado y fue presidenta de la Comunidad de Madrid durante nueve años. Durante su etapa como ministra se crearon numerosos colegios, tanto públicos como privados sostenidos con fondos públicos, se puso en marcha el proyecto de enseñanza bilingüe español-inglés y se fomentó el acceso a la educación infantil de cero a tres año».

En el mismo Consejo de Ministros se aprobaron otros reales decretos para conceder la Gran Cruz a las siguientes personas: Juan Díez Nicolás, Esther Koplowitz, Rafael Puyol, Hugo Swynnerton, Luis Moisset, María Cándida Fernández, Frances Granell, Julio Iglesias de Ussel, Pilar del Castillo y Ángel Gabilondo. Según se explica, se condecora a quienes han ejercido el cargo de ministros de Educación, como reconocimiento por sus servicios, con excepción del actual presidente del Gobierno, por razón de su cargo.

La Gran Cruz tiene carácter restringido (500 personas) y únicamente podrá ser otorgada a personas físicas españolas o extranjeras que hayan contribuido en grado extraordinario al desarrollo de la educación, la ciencia, la cultura, la docencia o la investigación, siempre que sea patente el nivel excepcional de sus méritos, según explica el Gobierno en su nota.