Feijóo: «Mas tiene la misma capacidad que yo para convocar un referéndum; es decir, ninguna»
Núñez Feijóo durante una entrevista - Miguel muniz
Entrevista

Feijóo: «Mas tiene la misma capacidad que yo para convocar un referéndum; es decir, ninguna»

El presidente de la Xunta de Galicia: «Lo de que España nos roba es impropio de un político del siglo XXI»

mayte alcaraz
Actualizado:

Galicia, como el resto de Comunidades españolas, enarca interrogante la ceja ante la reunión que celebrarán el próximo miércoles Mariano Rajoy y Artur Mas. Máxime, cuando el patriarca Jordi Pujol ha confesado la millonada que puso a buen recaudo en un paraíso fiscal. Esta es la España de hoy: catorce regiones (descontadas las singularidades de País Vasco y Navara) pendientes de una. El presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo (Orense, 1961), será uno de esos dirigentes en ascuas. Con el recuerdo por el aniversario de la tragedia de Angrois, recibe a ABC en la Residencia de Monte Pío, en Santiago. La casa presidencial, que estrenara Fraga en 2002 y usara Touriño, reposa sobre una loma de un barrio compostelano. Desde allí, el presidente, hoy desprovisto de corbata y formalismos, tiene una vista privilegiada: otea la catedral, el celeste soleado y, a juzgar por lo que sigue, el desafío independentista de CiU.

-¿Cómo va a parar Rajoy el referéndum ilegal que pretende Mas?

-El presidente Rajoy sabe perfectamente que la unidad de la nación española es un precepto que viene a defender la historia de 500 años de un país. Y la historia de 500 años es más potente que la historia de unos meses.

-Póngase en el 9 de noviembre...

-Ese referéndum no se puede celebrar, de la misma forma que no se pueden plantear cuestiones ilegales. El Estado de Derecho se diferencia del caos en que hay unos códigos. Nadie puede circular por una carretera por la izquierda, porque si lo hace está atentando contra los derechos de los demás, y esa colisión va a producir unos daños irreparables.

-Luego su pronóstico es que no se atreverá Mas con el referéndum...

-Mas tiene la misma capacidad de convocar un referéndum en Cataluña que la que tiene un ciudadano de Cadaqués. Es decir, ninguna. O la misma que tengo yo para hacerlo en Galicia. Es decir, ninguna. El presidente de la Generalitat sabe que es el representante ordinario del Estado y que nadie puede cometer actos ilegales. Porque el que los cometa tiene una responsabilidad legal.

-Supongo que esto lo habrá hablado con Mas...

- Sí, es que este programa electoral que lleva Mas a Moncloa es el de ERC y no el de la Convergencia i Unió que pactó la Constitución y excluyó el derecho de autodeterminación. Espero que vaya como un presidente autonómico constitucional. Porque si no, además de no alcanzar nada en su visita a La Moncloa se convertirá en un partido secundario en Cataluña. Rajoy es un patriota que lleva toda su vida, después de renunciar a su carrera, siendo un servidor del Estado y lo seguirá siendo en esta entrevista y en cualquier otra y durante el tiempo que los españoles lo quieran. Mas ha elegido mal a sus amigos y equivocarse de amigos en la vida es muy grave.

-Hoy las balanzas fiscales han desenmascarado el victimismo de Mas. Sin embargo, sigue sin decidirse un sistema de financiación solidario entre todos...

-Pero no se engañe, Cataluña ya tiene un sistema de financiación propio. Porque el actual es el que la Generalitat quiso. Por primera vez se rompió el consenso del sistema de financiación anterior y se hizo un modelo a la medida de Cataluña, que pactaron su Gobierno y el socialista de la nación. Y luego se extendió al resto.

-¿Por qué no protestaron?

-Es que sí lo hicimos. Nosotros dijimos que era un mal sistema y que iba a dar problemas.

-Nulo caso, entonces...

-Nadie ha levantado la voz porque con los fondos del Estado y con el aval de España se esté financiando lo que la Generalitat no puede financiar en el mercado. Es decir, su deuda. Con los bonos patrióticos que emitió el tripartito se pasó a la insolvencia de la Generalitat. Nosotros estamos a favor de que se les ayude para que cobren las farmacias, los médicos, el personal de la educación, etc. Este sistema es un sistema hecho a medida de la Generalitat de Cataluña.

-¿Del que se aprovechó el separatismo?

-Lo que ocurre es que Mas recibe una situación de una enorme frivolidad del Gobierno catalán y del Ejecutivo socialista español. Y prefirió las banderas y los eslóganes a pagar las facturas y gestionar los servicios públicos. Está a tiempo, porque todos cometemos errores, para preocuparse de lo importante. Lo de «España nos roba» y el derecho a decidir son dos cuestiones impropias de políticos leales con su pueblo, de nivel y del siglo XXI. Un presidente de un länder alemán no entiende esto. Si mañana se hace una balanza fiscal de Barcelona versus Lleida y Tarragona ¿qué resultado sería? Que llegaríamos a la conclusión de que los ciudadanos de Barcelona están financiando a ciudadanos de zonas rurales de Lleida o Tarragona y en consecuencia esos ciudadanos no podrían tener los mismos servicios que los barceloneses.

-¿Descarta la salida de la reforma constitucional, que atizan nacionalistas y socialistas?

-Cuando uno tiene una propuesta ha de explicarla. Si la reforma es legalizar el derecho a la autodeterminación de las Comunidades que integran España, diremos que no; si la reforma es ordenar mejor las competencias entre el Estado y las Autonomías, es decir, mejorar 30 años después el Título VIII, pues habrá que saber los detalles; si la reforma es decir que no todos los españoles tienen los mismos derechos en el acceso a los servicios públicos también diremos que no.

-¿No, pues, a la reforma federal del PSOE?

-¿Pero de qué PSOE?

-El de Pedro Sánchez, supongo...

-¿El Partido Socialista de Andalucía? ¿El de Cataluña, que pide el derecho a decidir? ¿El de Castilla-La Mancha? ¿Cuál es la propuesta del nuevo secretario general? Por el momento, ninguna. Sería bueno que fuera capaz de hacerla y explicarla.

-¿Ha acabado el ruido republicano tras la sucesión a la Corona?

-Mire, en esto ha permanecido la inteligencia de la transición. Hemos hecho las cosas correctamente: el Rey ha anunciado su abdicación cuando lo ha considerado oportuno por su situación física, por su edad, y porque sabía que tenía a una persona formada. Se activó la Constitución y con ella hicimos una transición en la Monarquía parlamentaria de España.

-¿Estuvo el PSOE a la altura?

-Rubalcaba estuvo a la altura de las circunstancias y los dos grandes partidos que representan al 85% de los ciudadanos hicieron algo de grandeza: demostrar al mundo que España es un país serio.

-¿Es el sistema el que está en crisis o una forma de hacer política?

-Tenemos una profunda crisis económica y ese es el problema. Mi padre siempre me decía que es más fácil acostumbrarse a mejorar que acostumbrarse a empeorar. Y en España, desde finales de los 90, vivimos la época de mayor nivel económico. Construimos un gran país en poco tiempo.

-Que se nos vino abajo...

-Vino una crisis económica internacional y a partir del año 2007 se hizo justo lo contrario de lo que debería haberse hecho. Cuando ya se sabía que teníamos una burbuja inmobiliaria y solo había que saber cuándo iba a pinchar; cuando se sabía que las empresas españolas se estaban endeudando de una forma masiva, al igual que las familias... pues entonces, el Gobierno en vez de hacer el diagnóstico y el tratamiento adecuado tomó medidas que intensificaron la enfermedad. Y España entró en un infarto masivo.

-¿Tiene identificado al culpable?

-Sí. Un gobierno autista que tiene que ser llamado al orden por las autoridades europeas, encabezadas por Alemania, que en aquel agosto de 2011 nos obliga a hacer una reforma constitucional. Y de ahí se desprende una enorme desafección de los ciudadanos. No entendieron que los políticos no mandaran parar; no entendieron por qué el Banco de España no se preocupó de que a 200.000 ó 300.000 familias no se les colocasen preferentes que era una renta variable desconocida; no entendieron por qué los responsables se ponían indemnizaciones millonarias cuando eran los que habían llevado a las entidades a la quiebra.

-En su partido hay dos corrientes: una que ignora a Podemos y otra que le planta cara encabezada por Esperanza Aguirre. ¿En cuál milita usted?

-Les tengo más respeto a esos votantes que el que demuestra esta fuerza hacia los votantes del partido mayoritario. Pero no ha de olvidar que de 28 estados que celebraron elecciones, en 25 perdió el Gobierno. Solamente los partidos del gobierno de Alemania, España y el cambio de Italia ganaron.

-En otros ganó la extrema derecha; aquí despegó Podemos...

-Eso es. Pero ¿qué diferencia hay entre la extrema derecha francesa y la aparente extrema izquierda populista de Podemos? Normalmente los extremos se tocan. En Francia, Le Pen, y aquí gana el extremo radical que tiene votos y gobierna en algunos países iberoamericanos como Venezuela. Ahora toca que Podemos nos cuente su programa: si es la revolución bolivariana, no hay más comentarios.

-¿Aprobará Rajoy, aunque sea solo, la reforma para que en 2015 gobierne la lista más votada?

-De esto hablamos desde hace diez años. Iba en nuestros programas de 2008 y 2011. Ya vimos lo que ocurrió en Baleares, Cantabria, Aragón y Galicia. Los gobiernos son los que salen de las urnas y no de los despachos. De 8.000 gobiernos municipales en España pueden estar en una situación de desgobierno unos 6.500. La estabilidad es un activo. Por tanto, dar estabilidad a la democracia significa respetarla. Y respetar la democracia es que gobierne el que gana. El alcalde no puede ser el concejal listillo que se presenta a unas elecciones, consigue dos actas y tiene la llave de su ciudad.