El ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón
El ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón - efe

Gallardón: «No daré un indulto por corrupción mientras sea ministro»

La Audiencia Nacional se fortalece con una nueva sala de lo civil, además se tomarán medidas para «reforzar todo lo posible la seguridad jurídica»

Actualizado:

Alberto Ruiz-Gallardón ha anunciado que la Audiencia Nacional se reforzará con nuevas competencias en la nueva Ley Orgánica del Poder Judicial. Según ha declarado en Seminario FAES-ESADE Law School ,«así la Audiencia Nacional se fortalece con una nueva sala de lo civil».

Además, el ministro de Justicia, Alberto Ruíz-Gallardón, ha asegurado este miércoles en una conferencia que no va a conceder nunca un indulto a un condenado por delitos de corrupción mientras él esté en este cargo. "Este Gobierno no ha concedido ni un solo indulto por asuntos de corrupción", ha resaltado el ministro a preguntas de los asistentes a una conferencia ofrecida en Barcelona sobre la ejecución de sentencias, donde ha añadido que él no dará ninguno a condenados por corrupción.

El ministro ha insistido en que el Gobierno que preside Mariano Rajoy es el que menos indultos ha concedido "en la historia de la democracia española" y también el que más solicitudes ha recibido.

En su intervención, el ministro ha adelantado algunas de las propuestas que el Gobierno presentará en el Anteproyecto de Ley Orgánica del Poder Judicial para agilizar la Administración de Justicia y mejorarla. «Los cambios que esta Ley implica son de gran alcance, no en lo sustantivo, que seguirá siendo que los jueces juzguen y hagan cumplir lo juzgado, pero sí en las circunstancias que han de permitir que ese y no otro sea su principal cometido», ha añadido.

Entre los aspectos de la futura norma, Ruiz-Gallardón ha citado en primer lugar al carácter único para toda España del Poder Judicial y la vinculación de su titularidad con todos y cada uno de los Tribunales regulados en la propia Ley. Asimismo, se ha referido a la introducción de medidas para «reforzar todo lo posible la seguridad jurídica» con el fin de reducir la incertidumbre que generan pronunciamientos contradictorios o distintos ante situaciones semejantes.

Además, el ministro ha explicado que para las situaciones en que se considere que la jurisprudencia aplicable produce una injusticia manifiesta o contradice la doctrina del Tribunal Constitucional en materia de garantías constitucionales, se prevé un procedimiento prejudicial sumario y preferente conforme al cual el órgano inferior podrá plantear al Tribunal Supremo una cuestión jurisdiccional previa.

A su juicio, otro aspecto esencial para incrementar la agilidad de la Justicia pasa por dotarla de una nueva organización judicial. La mayor novedad consistiría en que el Tribunal Provincial de Instancia asumiera tanto las competencias de los juzgados como las de las Audiencias Provinciales cuando actúan como primera instancia. En consecuencia, tanto los juzgados, tal como los conocemos ahora, como las Audiencias Provinciales, están llamados a desaparecer, lo cual no significa cerrar dependencias judiciales. Ruiz-Gallardón ha explicado que lo que está previsto es que estos Tribunales de Instancia tengan circunscripción provincial.

Asimismo, ha aludido al Tribunal Provincial de Instancia, que «constará de cuatro Salas, una por orden jurisdiccional, que a su vez se organizarán en Unidades judiciales y Secciones».

Además ha adelantado que «la Audiencia Nacional se fortalece con una nueva sala de lo civil» y que «tanto el Tribunal Supremo como los Tribunales Superiores de Justicia pueden tener Salas de Asuntos Generales». Finalmente ha añadido como novedad extender a los doce meses del año el periodo de actividad de los Tribunales, considerando agosto como un mes hábil.