El portavoz de Más Madrid en la Asamblea de Madrid, Íñigo Errejón, durante una sesión plenaria en Madrid (España)
El portavoz de Más Madrid en la Asamblea de Madrid, Íñigo Errejón, durante una sesión plenaria en Madrid (España) - EP

Más PaísErrejón amenaza el último escaño de izquierdas en once provincias

La fuga de votantes a Más País amenaza con fracturar el bloque de votantes progresistas

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El cambio del sentido del voto de un puñado de electores el 10-N, debido al reparto de la Ley D’Hondt, será decisivo para decidir el último escaño en diversas provincias. Según publicó ayer el Boletín Oficial del Estado (BOE), la marca de Íñigo Errejón, Más País, se presentará en 18 plazas después de lograr contra reloj los avales para Barcelona y Baleares. Sus listas pondrán en peligro el último escaño de izquierdas en 11 provincias.

Errejón esgrimió su salto a la política nacional autoerigiéndose como antídoto a la abstención y ante el bloqueo de PSOE y Unidas Podemos para formar gobierno. Argumentó que querían ser el pegamento del bloque progresista y que concurrirían solo donde su plataforma sumase. Pese a su pretensión de no querer restar, las listas de Más País amenazan la reelección de varios diputados de PSOE y Unidas Podemos al fracturar a la izquierda con la fuga de votos. Lo mismo que pasó con Vox y la derecha el 28-A.

Entre las provincias donde el último escaño fue para el PSOE, el caso más representativo es Zaragoza, donde Cs se quedó a tan solo 55 votos de los socialistas. Es decir, Más País, de mano de la Chunta Aragonesista (CHA), ni siquiera tendría que quitarle al PSOE y Podemos más de un 0,1 por ciento del censo electoral para que el partido de Albert Rivera se llevase el último de los siete escaños que reparte la capital de Aragón. Este escenario también se repite en las Islas Baleares, donde Cs se quedó a 793 papeletas (solo un 0,1 por ciento del censo) del PSOE. Lo que significa que una fuga de votos igual o superior para Más País aparta a los socialistas si las posiciones se repiten. Según el último sondeo de GAD3 para ABC, Podemos le cede un 9 por ciento de sus electores y el PSOE, el 4.

Obedeciendo al cálculo de reparto de la Ley D’Hondt, es más «fácil» perder representación en las circunscripciones más pequeñas que en las grandes, donde se reparten más escaños porque el censo es superior. Con ello, según los resultados del 28-A, el último diputado por la Comunidad de Madrid que se llevó el PSOE también se verá amenazado si Más País se nutre de por lo menos el 1% del electorado progresista regional. El Partido Popular, que se quedó a 45.089 del PSOE, y al que las encuestas auguran crecimiento, arrebataría el escaño a la izquierda ante esta tesitura. Es además en la capital de España donde se esperan muy buenos resultados de Más País y donde se batirá el duelo entre los primeros espadas: Errejón y Pablo Iglesias.

Asimismo, en Murcia y en Asturias, donde el PP se quedó al uno (10.378 votos) y 2,7 por ciento (26.212) del PSOE, existe el mismo riesgo. Es en Málaga donde la fuga de votos de PSOE y Unidas Podemos hacia Más Madrid podría hacer perder el escaño al PSOE y entregárselo a Vox, que se quedó al 1% del censo ( 11.756 sufragios) de ellos.

Posibles rotos a Iglesias

El caso de Pontevedra es un escaño con menor riesgo debido a que el partido más cercano al PSOE era Unidas Podemos con una diferencia del 2,6 por ciento (23.311 papeletas), pero, sin embargo, una alteración en el sentido del voto podría dejar a las tres fuerzas de izquierdas sin el diputado de salida.

El riesgo de fractura del bloque de izquierdas destaca especialmente en Barcelona, donde la candidatura de Más País amenaza el último escaño que se llevó En Comú Podem, la confluencia catalana de Podemos. Un roto de la marca de Errejón podría regalar el diputado a ERC, a una distancia de 1,1% y 46.811 votos de los morados.

Precisamente por esto la diputada regional de Más Madrid Clara Serra dimitió el martes. Serra censuró que la lista de Más País compita contra En Comú Podem y dijo adiós a Errejón. «Me parece que olvida y menosprecia años de trabajo militante de compañeros de territorios que han conseguido levantar proyectos necesarios», explicó en una carta.

En Castellón Vox le pisa los pies al partido morado (a una distancia de 6.106 votos y un 1,5 por ciento) y en Vizcaya ocurre lo mismo con el PNV (a 7.565 y un 0,8). Solo en Cádiz el escaño que pierda Podemos podría ir para el PSOE o para Más País. El argumento de Errejón es movilizar la abstención y garantizar el Gobierno. Su encuesta interna señala 16 diputados el 10-N. Sin embargo, los últimos sondeos apuntan a un escenario de bloqueo similar al del 28-A pesar de su participación.