Presentación presencial de la declaración de la Renta
Presentación presencial de la declaración de la Renta - ERNESTO AGUDO

Renta 2018 - 2019Los fallos que se cometen con más frecuencia en la declaración y que te pueden costar un disgusto

Para los contribuyentes con resultado a devolver o que no hayan domiciliado el ingreso, el plazo para realizar la liquidación del IRPF acabará el próximo 1 de julio

Lunes 1 de julio: último día para presentar la declaración de la Renta 2018

Actualizado:

Quedan pocos días para que se cumpla el plazo para presentar la declaración de la Renta 2018-2019. Este miércoles 26 de junio es la última jornada para los casos cuya liquidación de IRPF sea a ingresar con domiciliación en cuenta bancaria. Para los contribuyentes con resultado a devolver o que no hayan domiciliado el ingreso, el plazo acabará el próximo 1 de julio. Por ello, y con el objetivo de revisar el borrador más rápido y de forma correcta, identificamos a continuación los fallos que los españoles cometen con más frecuencia al realizar la declaración de la Renta.

En este sentido, Antonio Paredes, experto tributario del sindicato de los Técnicos de Hacienda (Gestha), incide en que el borrador solo contiene los datos aportados por terceros (pagadores y bancos, entre otros) y que hay varios de los que no dispone y que por tanto, los tiene que introducir el propio contribuyente si no quiere perder dinero. «El borrador no incluye gastos deducibles como las cuotas satisfechas a los sindicatos o a colegios profesionales siempre que la colegiación sea obligatoria ni tampoco los gastos en defensa jurídica por litigios con el empleador con un límite de 300 euros anuales», explica Paredes. También dentro del apartado de rendimientos del trabajo, muchos contribuyentes desconocen la ventaja fiscal por movilidad geográfica. «Si un desempleado debe cambiar de domicilio habitual tras aceptar un trabajo, contará con un gasto deducible de 2.000 euros durante ese año y el siguente», señala el experto de Gestha.

«El borrador no incluye gastos deducibles como las cuotas satisfechas a los sindicatos o a colegios profesionales siempre que la colegiación sea obligatoria ni tampoco los gastos en defensa jurídica por litigios con el empleador con un límite de 300 euros anuales» (Antonio Paredes)

Por su parte, María Victoria Gutiérrez Duarte, profesora del Departamento de Economía y Empresa de la Universidad Europea, recuerda que dentro de los gastos deducibles por rendimientos del trabajo existe uno por trabajador en activo discapacitado que hay que revisar y volver a introducir en todos los ejercicios. «La cuantía depende del grado de minusvalía y va de los 3.500 euros a los 7.750 euros», especifica la profesora de la Universidad Europea.

Otro de los errores que más cometen los contribuyentes tiene que ver con las aportaciones a los planes de pensiones del cónyuge. «Hay personas que imputan las aportaciones al cónyuge sin que éste tenga rendimientos del trabajo y por tanto se quedan sin la deducción de hasta 2.500 euros anuales», indica Paredes. A este respecto, también recuerda que la última reforma fiscal redujo la cantidad límite que se puede aportar desde 10.000 hasta 8.000 euros, siempre que además no supere el 30% de los rendimientos del trabajo.

Los cambios en las situaciones familiares también dan pie a multitud de errores, ya que no suelen estar recogidos en el borrador y muchos contribuyentes lo presentan sin ni siquiera revisar estos datos. Aquí entran las novedades en el estado civil, defunciones y especialmente, los nacimientos que implican nuevos mínimos familiares y la posibilidad de aplicar deducciones. También se deben repasar las situaciones de minusvalía, tanto personales como familiares. «Este año se ha introducido una nueva deducción por cónyuge con discapacidad con una renta inferior a 8.000 euros anuales», recuerda Paredes. en la campaña de la Renta de 2018 también se aplica por primera vez la subida en 250 euros adicionales por cada uno de los hijos, solo por los meses de agosto a diciembre -50 euros al mes- de la deducción por familia numerosa. El extra añadido a este impuesto negativo se aplicará por cada uno de los hijos a partir del cual se exceda el número mínimo de hijos exigido para que dicha familia haya adquirido la condición de familia numerosa de categoría general o especial.

Gutiérrez Duarte añade que dentro del apartado de datos personales hay que comprobar entre otros puntos, la declaración de la condición de minusvalía -en caso de sufrirla-, cambios en el estado civil (divorcios) y tener en cuenta que en caso de separaciones, la persona que se queda con la custodia de los hijos tiene derecho a una reducción por tributación conjunta. «Si la custodia de los hijos es compartida, ambos progenitores se deberían poner de acuerdo para que cada uno se aplique la reducción por tributación conjunta en años alternos, ya que no pueden solicitarla por separado y a la vez», indica la profesora de la Universidad Europea.

«Si la custodia de los hijos es compartida, ambos progenitores se deberían poner de acuerdo para que cada uno se aplique la reducción por tributación conjunta en años alternos, ya que no pueden solicitarla por separado y a la vez» (Mª Victoria Gutiérrez Duarte)

Asimismo, Gutiérrez Duarte recuerda que suele salir más rentable que los padres incluyan en la declaración al hijo menor de 25 años cuando tenga ingresos inferiores a 8.000 euros y superiores a 1.800 euros. «Muchas veces, el descendiente presenta la declaración individual del IRPF porque alguien le comenta que le sale a devolver, pero las retenciones son bajas y sale más a cuenta que lo haga el progenitor», explica.

«Los pensionistas deben saber también que tienen derecho a la deducción por hijo con discapacidad a pesar de no haber cotizado los 1.200 euros anuales a la Seguridad Social. Hacienda hace una excepción en este caso, pero el borrador no lo incluye, es el contribuyente quien tiene que entrar en el apartado de esta deducción y marcar la casilla en la que se indica que es pensionista», aclara la profesora de la Universidad Europea.

«Hay que vigilar bien si hay cambios en la titularidad de inmuebles por si se ha vendido alguno. Suele venir volcado, pero a veces no se han trasladado bien estos datos» (Paredes)

A veces, el borrador de la Renta tampoco vuelca la deducción por inversión en vivienda habitual, que se suprimió en 2013, pero que se mantiene para los contribuyentes que compraran su casa antes de esa fecha. «Los préstamos concedidos por Mare Nostrum no se están volcando en los borradores tras la absorción de esta entidad por parte de Bankia en 2017», advierte el experto de Gestha. Los contribuyentes tampoco deben olvidar incluir como rendimiento de capital inmobiliario los alquileres turísticos. Por otro lado, «hay que vigilar bien si hay cambios en la titularidad de inmuebles por si se ha vendido alguno. Suele venir volcado, pero a veces no se han trasladado bien estos datos», subraya el técnico de Hacienda. También hay que comprobar que las rentas inmobiliarias imputadas sean correctas, ya que estas se calculan en función de un porcentaje del valor catastral.

«El borrador tampoco incluye ganancias patrimoniales derivadas de subvenciones para comprar un coche o una vivienda. Por otra parte, en el caso de venta de un inmueble, Hacienda dispone del valor de venta, pero no del de compra, que tiene que incluir el propio contribuyente», advierte Gutiérrez Duarte.

«El borrador tampoco incluye ganancias patrimoniales derivadas de subvenciones para comprar un coche o una vivienda . Por otra parte, en el caso de venta de un inmueble, Hacienda dispone del valor de venta, pero no del de compra»

Además, Paredes destaca la importancia de echar un vistazo a las deducciones autonómicas en el «Manual práctico de la Renta 2018» de la Agencia Tributaria, ya que «suele haber bastantes ventajas fiscales relacionadas con el alquiler, entre otras». A estas se añaden otras como los gastos de escolaridad o la que acaba de incluir la Comunidad de Madrid en relación con las cuotas satisfechas a la Seguridad Social por un cuidador de hijos menores de tres años. En este mismo sentido, la profesora de la Universidad Europea recuerda que la deducción por arrendamiento sigue vigente para contribuyentes jóvenes en comunidades como Andalucía, Asturias, Madrid o Galicia, entre otras.

Modificar los errores

Si ya has presentado la declaración de la Renta, pero has detectado errores u omisiones de forma posterior, es posible cambiar los datos. Así, el contribuyente puede solicitar la rectificación de su autoliquidación accediendo otra vez a su expediente de Renta y marcando la casilla 127.

El contribuyente puede solicitar la rectificación de su autoliquidación accediendo otra vez a su expediente de Renta y marcando la casilla 127

Esta petición tiene el objetivo de iniciar un procedimiento de rectificación de una autoliquidación de 2018, por resultar una cantidad a devolver mayor a la solicitada en principio o un importe a ingresar menor. La Agencia Tributaria subraya, por otro lado, que también se puede recurrir a esta opción en caso de que sea necesario informar de un dato que no afecta al resultado final de la declaración.