La ayuda de 2,8 céntimos al gasóleo profesional desaparece el 1 de enero
Unos 250.000 camiones se han beneficiado este año de la subvención - EFE

La ayuda de 2,8 céntimos al gasóleo profesional desaparece el 1 de enero

Hacienda ahorrará unos 300 millones de euros anuales con el fin de esta subvención a los transportistas exigida por la Unión Europea

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El sector del transporte en España acaba el año inmerso en una profunda crisis, derivada de la grave situación económica que vivimos, y empieza 2012 con una pésima noticia: la supresión, desde el día 1, de la subvención de los 2,8 céntimos por litro que recibían los transportistas de la Agencia Tributaria por el gasóleo profesional.

Lo que se denomina gasóleo profesional no es un tipo de combustible distinto físicamente al resto de carburantes, como pueden ser los gasóleos agrícola o de calefacción, sino que se trata de un mecanismo de ayuda para los transportistas implantado hace un par de años. Estos, cuando echan gasóleo a su camión, pagan el precio que figura en el surtidor y después, cada trimestre, la Agencia Tributaria —en la que previamente se han dado de alta—les devuelve a una cuenta bancaria los mencionados 0,028 euros por litro consumido, con un límite de 50.000 litros al año para los camiones de más de 7,5 toneladas de peso máximo autorizado y los autocares, y de 5.000 litros para los taxis. Es decir, cada transportista podía recibir hasta 1.400 euros al año.

Sin embargo, la directiva 2003/96 de la Unión Europea sobre la nueva fiscalidad de los carburantes y de la electricidad obliga a España a incrementar el tipo impositivo del gasóleo para uso profesional en 0,028 euros por litro, lo que supone 330 euros por cada 1.000 litros, casi el mismo que el gasóleo que utilizan los particulares. La diferencia es de tan solo un euro por cada 1.000 litros.

Aunque la supresión de la subvención del gasóleo profesional no es una decisión ni del Gobierno socialista saliente ni del entrante del PP, lo cierto es que supone un buen «aguinaldo» para el Ministerio de Hacienda, ya que no tendrá que desembolsar en 2012 los aproximadamente 300 millones de euros que suman esas devoluciones a los transportistas.

Agravio con otros sectores

Esa cantidad podía ser incluso mayor si no fuera por la fuerte caída de la actividad en el sector debido a la crisis y porque solo están registrados oficialmente en la Agencia Tributaria unos 250.000 camiones de los más del medio millón que existen en nuestro país, según el secretario general técnico de Fenadismer (Federación Nacional de Asociaciones de Transporte de España), Juan José Gil, quien añade que el consumo medio anual de gasóleo profesional es de unos 46.000 litros por vehículo.

Gil critica la desaparición de esta subvención «en un momento en el que el sector del transporte está atrevesando grandes dificultades». Además, «a partir de ahora se produce un agravio comparativo con otras actividades profesionales como el transporte aéreo, el marítimo y el ferroviario, cuyo gasóleo mantiene una tasa impositiva de 0 euros por litro, mientras que el del transporte por carretera tiene 33 céntimos por litro». Y añade que «no hay motivos económicos o medioambientales que justifiquen dicho trato de favor».

Desde la CETM (Confederación Española de Transporte de Mercancías) subrayan que «este cambio no supone la desaparición del gasóleo profesional como tal, sino que su precio va a ser el mismo que el que utiliza cualquier particular, por lo que pierde todo el sentido para el que fue creado». Lo que sí que van a poder seguir disfrutando los transportistas es del descuento de unos cinco céntimos por litro que tienen a traves de las tarjetas de fidelización de las principales compañías petroleras del sector.