Vueling compensará a los afectados por la huelga
Vueling compensará a los afectados por la huelga - REUTERS

Vueling devolverá el dinero a los clientes afectados por los paros de los controladores franceses

Fuentes de la compañía han apuntado que se trata de unas medidas que la aerolínea adopta de forma voluntaria

BarcelonaActualizado:

Vueling, que ha tenido que cancelar hoy 36 vuelos que salían de España por la huelga de controladores aéreos en Francia, devolverá el importe de los billetes a los pasajeros afectados que lo soliciten, que también podrán cambiar la fecha del viaje si así lo prefieren.

Fuentes de la compañía han apuntado a Efe que se trata de unas medidas que la aerolínea adopta de forma voluntaria, ya que las cancelaciones han sido motivadas por una causa ajena a Vueling y no media obligación.

Los afectados tienen siete días desde la fecha del vuelo cancelado para presentar sus reclamaciones, que se pueden formalizar en persona o a través de Internet, por lo que no es preciso hacer cola hoy en el aeropuerto.

Las mismas fuentes han destacado que han enviado un SMS y un correo electrónico a todos los pasajeros afectados explicándoles las opciones que tienen. De los vuelos cancelados en territorio español, 20 salían del Aeropuerto de Barcelona-El Prat, mientras que el resto tenían como base otras ciudades del Estado.

También se han cancelado otros vuelos procedentes de otras ciudades europeas, como Londres, Amsterdam, Florencia o Lisboa, entre otros. Todas estas operaciones tienen en común que tenían que sobrevolar el espacio aéreo francés o tenían como destino una ciudad de Francia.

La compañía ha facilitado agua y un bocadillo a los pasajeros que se han tenido que quedar en los aeropuertos, pero no ha facilitado hotel en todos los casos «porque sería un agravio importante» dado que la cancelación de los vuelos no es consecuencia de una incidencia de la compañía.

El sindicato francés convocante de la protesta, Ingenieros de Control de la Navegación Aérea (UNSA-ICNA), se queja, sobre todo, de la reducción del número de controladores en un momento en que todas las previsiones de tráfico indican perspectivas de crecimiento importantes.