El Senado de EE.UU. da luz verde a un decisivo acuerdo contra la doble tributación con España

Reduce los impuestos en origen sobre dividendos, intereses y ganancias y facilita el traslado de planes de pensiones

Actualizado:

Después de cinco años de bloqueo en la comisión financiera del Senado, esta votó finalmente este martes a favor de una decisiva enmienda al convenio tributario entre España y EE.UU. que incluye medidas para evitar la doble imposición y prevenir la evasión fiscal. Un senador republicano intentó sin éxito que la votación fracasara porque la modificación implica que los dos países deberán compartir más información relativa a sus contribuyentes.

Los gobiernos de España y EE.UU. renegociaron su convenio de doble imposición en 2013 y este pasó a las cámaras legislativas de ambos. En España se publicó en el Boletín Oficial de las Cortes Generales el 14 de julio de 2014. En el Capitolio el acuerdo fue aprobado por la comisión de Exteriores del Senado en noviembre de 2015, pero quedó atascado en la comisión financiera y ahí ha permanecido hasta ahora.

El nuevo protocolo, que después de esta votación entrará en vigor cuando sea ratificado por el pleno del Senado en agosto, contempla cambios para facilitar las inversiones directas entre España y EE.UU. Para dividendos, intereses y ganancias de capital, entre otros, este protocolo acaba con la tributación en la fuente, con la excepción de enajenación de inmuebles o sociedades que tengan sobre todo bienes inmuebles como activo.

Para las personas físicas que tengan un plan de pensiones que deseen trasladar de un país a otro, el protocolo permite la transferencia de esos fondos al otro estado sin que tengan que quedar sujetas a impuestos. El acuerdo establece además unos mecanismos de conciliación y procedimientos arbitrales para impedir el habitual problema de la doble imposición, habitual en EE.UU.

La tramitación del acuerdo es una victoria para empresas tecnológicas y farmacéuticas estadounidenses que operan en España, pues cuando entre en vigor quedarán anulados los cánones —cesión de derechos a través de licencias— que en la actualidad obligan a retener entre un 5% y un 10% de los ingresos en origen.

El presidente de la comisión, el republicano Chuck Grassley, ha forzado el voto y ha instado al resto de senadores a «avanzar en estos acuerdos bilaterales después de años de deliberación y debates sobre ellos». «Pido que estos tratados se aprueben de forma rápida en esta comisión y en el Senado, e insto a mis compañeros a que voten favorablemente», ha añadido el senador antes de la votación.

Desde hace 10 años el Senado norteamericano no vota a favor de aprobar o modificar acuerdos bilaterales sobre impuestos. En años recientes el senador republicano Rand Paul ha maniobrado para bloquear esos tratados porque cree que permiten a gobiernos extranjeros como el español acceder a información fiscal de ciudadanos estadounidenses. Paul votó ayer en contra del acuerdo, pero quedó en minoría.

Junto al de España, la comisión financiera aprobó enmiendas a los acuerdos de doble tributación con Japón, Suiza y Luxemburgo, que son similares, y votará en semanas próximas sobre tratados con Chile, Hungría y Polonia.

Recientemente, el gobierno estadounidense intentó modificar esos acuerdos para incluir de forma unilateral un nuevo impuesto de entre un 5% y un 10% sobre intereses, cánones y servicios a entidades fuera de EE.UU (en inglés se le denomina Base Erosion Anti-Abuse Tax o BEAT) que es parte crucial de la reforma fiscal aprobada por Donald Trump en 2017. La Casa Blanca, sin embargo, no informó al Senado, lo que provocó una protesta por parte del demócrata Robert Menéndez, que calificó la maniobra de «patosa y temeraria». «Este intento ha provocado demoras innecesarias en la tramitación de estos acuerdos», dijo el senador.