AFP

Los robots arrasan 400.000 empleos netos en Europa desde el año 2000

En nuestro pais, el sector industrial ha pasado de 3,11 millones de trabajadores en 2002 a 2,58 en 2016

ABC
MadridActualizado:

Los robots han llegado para quedarse. Y, sin duda, para trabajar. Hay casi dos personas que pierden su empleo por cada robot que entra en la industria manufacturera. Así lo demuestra el estudio How Robots Change the World, confeccionado por Oxford Economics, que ha vuelto a evidenciar la relación directa que existe entre roborización y desempleo.

El informe, que traza la trayectoria del empleo en el sector industrial desde hace 19 años, muestra que la tendencia a la sustitución de personas por máquinas se ha llevado por delante 400.000 empleos netos en Europa (un 1,5% del empleo sectorial, en solo 15 años). Y estas cifras se agravan en España. En nuestro pais, el sector industrial ha pasado de 3,11 millones de trabajadores en 2002 a 2,58 en 2016.

Y esto irá a peor. Según las previsiones del informe, la próxima década supondrá multiplicar por cuatro la pérdida de empleo industrial acumulada desde principios de siglo en Europa, pasando de 400.000 en 2016 a 2.000.000 de empleos menos en 2030.

Las consecuencias de esta destrucción neta de empleo serán más profundas en aquellas zonas y países con un mercado laboral más inestable y precario. Es decir, las características que definen nuestro mercado laboral.

Según el informe, los trabajadores industriales desplazados, intentarán buscar trabajo en otros sectores (transporte, construcción, administración), pero dichos sectores también serán duramente impactados por los procesos de automatización de tareas, lo que les llevará a una inestabilidad laboral muy dañina.

La situación de precariedad de nuestro mercado de trabajo se conjuga con la ausencia de planes de formación y políticas activas de empleo adecuadas, lo que abocará a muchas personas a la vulnerabilidad económica, el ostracismo laboral y la pobreza. «Esta era de automatización presenta oportunidades significativas para que las empresas aumenten la productividad. Pero habrá ganadores y perdedores en el mercado laboral», afirma el informe.

En consecuencia, se confirma que la automatización masiva de las fábricas acabará generando una clase de trabajadores perdedores, sin empleo y sin empleabilidad.