Ryanair cancelará 400 vuelos en España por la huelga de tripulantes de cabina
Ryanair cancelará 400 vuelos en España por la huelga de tripulantes de cabina - REUTERS

La odisea de pedirse unos días libres en Ryanair

Los sindicatos apuntan el caso de Ana, una tripulante de cabina a la que le pidieron ir a trabajar el día en el que tenía que hacerse una biopsia

Actualizado:

El médico de Ana (nombre ficticio) no dudó cuando le detectó unos bultos en el pecho: había que hacer una biopsia. El profesional sanitario temía que pudieran ser cancerígenos, por lo que le mandó que se hiciera la prueba con urgencia. Ryanair, sin embargo, no consideró que este procedimiento fuera suficiente como para darle los días libres a la tripulante de cabina.

«Desgraciadamente, no hay suficiente personal disponible para esos días, por lo que no vamos a poder dejarte librar. Lo siento». Fue la respuesta del supervisor de Ana en un correo al que ha tenido acceso ABC. Ana insitió, pero la decisión estaba tomada. Y como finalmente la tripulante no asistió a su puesto de trabajo, Ryanair le abrió un «procedimiento» por cuatro faltas injustificadas. Un expediente que dificulta lograr un asceso o conseguir un traslado a otra base.

Ana incluso tuvo que dar explicaciones en una reunión organizada en Dublín. «Cuando te llaman para ir a Irlanda te entra muchísimo miedo, porque sabes que te puede pasar cualquier cosa», explica en declaraciones a ABC.

Captura de la conversación entre Ana y Ryanair
Captura de la conversación entre Ana y Ryanair - ABC

Las discrepancias con la empresa no acabaron ahí, sino que Ryanair también le reclamó a la tripulante que se incorporara con inmediatez a su puesto de trabajo, pese a que todavía estaba convaleciente por la prueba realizada. Finalmente, Ana abandonó la aerolínea.

Según los sindicatos, la empresa es inflexible con las libranzas. Incluso cuando se produce una enfermedad grave de este tipo. A ello se le une la confusión que genera el estatus laboral irlandés con el que mantiene la compañía a gran parte de sus trabajadores. Ryanair ha comenzado a modificar estas políticas, por ejemplo dando de alta en la Seguridad Social española a todos los nuevos tripulantes que entran en base en España, pero según los sindicatos esto solo son «parches».

Los desencuentros entre ambas partes se materializarán en la huelga que han convocado los sindicatos para el miércoles y el jueves que viene. Unas movilizaciones que contarán con unos servicios mínimos del 35% para los vuelos nacionales y del 59% para los internacionales en la huelga. Y que, según reconoce la aerolínea, son «inevitables».