El BCE nove próxima una subida de tipos de interés y un cambio en la política monetaria
El BCE nove próxima una subida de tipos de interés y un cambio en la política monetaria - EFE

El BCE niega que se vayan a retirar los estímulos monetarios a corto plazo

«Es prematuro hablar de salir», precisa en Madrid el economista jefe y miembro de la cúpula directiva del Banco Central Europeo Peter Praet, quien sí que reconoce que la institución debe «prepararse para el futuro»

EFE
MadridActualizado:

El Banco Central Europeo (BCE) ha estimado este miércoles que los mercados han malinterpretado el mensaje transmitido durante su última reunión de política monetaria, cuando el presidente del regulador, Mario Draghi, retiró de su estrategia la posibilidad de recurrir a nuevos instrumentos y estímulos extraordinarios para cumplir con el mandato de la institución, según han afirmado seis fuentes próximas al Consejo de Gobierno del BCE citadas por Reuters.

En concreto, Draghi comentó durante la habitual rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno del BCE - celebrada el pasado 9 de marzo- que «hemos retirado la referencia a usar todos los instrumentos a nuestra disposición para señalar que el carácter de urgencia ha desaparecido».

«El mensaje se ha sobreinterpretado», ha indicado una de las fuentes, que aclara que la intención del instituto emisor era «comunicar que los 'riesgos de cola' se habían reducido», aunque los mercados lo interpretaron como «un paso» hacia la retirada de los estímulos monetarios tras los progresos realizados recientemente por la economía de zona euro.

En este línea se pronunció el pasado lunes el economista jefe y miembro de la cúpula directiva del BCE, Peter Praet, durante un acto en Madrid, cuando señaló que es pronto para hablar de una retirada de los estímulos monetarios.

«Es prematuro hablar de salir», ha precisado Praet, quien sí que reconoció que el BCE debe «prepararse para el futuro». En este sentido, ha constatado que «estos tipos bajos no van a ser eternos» y ha considerado que todavía no es el momento de retirar los estímulos monetarios y normalizar la política monetaria.

Asimismo, otra de las fuentes consultadas por la agencia británica, ha incidido en que un «pequeño cambio» en el vocabulario puede sacarse de contexto y reconoce que existe un «riesgo de comunicación» en los mensajes transmitidos por el BCE.

Las fuentes, además, han reconocido una «inesperada fortaleza» de la economía subyacente, pero aseguran que es « difícil transmitir» un aspecto de este carácter a través de los comunicados sobre política monetaria en un momento en el que la inflación subyacente --aquella que no tiene en cuenta el impacto de los precios de la energía ni de los alimentos, los componentes más volátiles del IPC-- no muestra signos de remontar.