GUILLERMO NAVARRO

Madrid lidera el crecimiento el año pasado con un 3,7% frente al 2,3% de Cataluña

Los efectos del «procés» siguen pasando factura a economía catalana, que crece por debajo de la media española (+2,6%), por primera vez desde 2012

MadridActualizado:

Madrid fue la comunidad que más creció el año pasado mientras que Cataluña acusó con fuerza el efecto del «procés» y la fuga de empresas. Madrid, Cantabria y Navarra fueron las comunidades autónomas que más avanzaron en 2018, con un crecimiento del PIB del 3,7%, el 3,4% y el 3%, respectivamente. De esta forma, Madrid incrementa más su PIB que Cataluña (2,3%) y que la media de España (2,6%), aunque no hubo «sorpasso». Madrid se quedó así a escasos 1.259 millones de Cataluña en su PIB, con 230.018 millones (un 19% sobre el total de España) frente a los 231.277 de Cataluña (un 19,1%). En términos porcentuales, los dos motores de España están a una distancia de 0,5 puntos. Eso sí, Cataluña creció menos que la media española, algo inédito en la recuperación y que no ocurría desde 2012.

El ranking que dibuja el crecimiento de 2018 también arroja que Castilla-La Mancha (con un 2,8%) y Galicia (un 2,7%) crecieron por encima de la media española. El resto avanzaron por debajo: Castilla y León y Aragón (2,5%), Andalucía y Canarias (2,4%), Cataluña y Asturias (2,3%) Baleares y País Vasco (2,2%), Comunidad Valenciana (2,1%) y Extremadura (2,1%). Como farolillos rojos figuran La Rioja (1,6%) y Murcia (1,5%).

El parón de la industria, que tiene más raigambre en Cataluña frente a Madrid que concentra más músculo en servicios, unido a la desaceleración europea y su correspondiente factura en las exportaciones –en las que la comunidad catalana vende más al exterior–, contribuyen a explicar esta brecha del crecimiento.

Sin embargo, otro factor detrás del bajón de Cataluña es la propia evolución de los servicios en la región. «El sector exterior en Cataluña se ha comportado de forma similar al del resto de España. Si ha bajado tanto su crecimiento es por los servicios y la construcción, que en el resto de España se han comportado mejor», reflexiona la economista de Funcas, María Jesús Fernández. Precisamente, el empaque de la construcción en Madrid y regiones con un fuerte peso del sector como Castilla-La Mancha contribuyen a esta diferenciación.

Por otro lado los servicios fue el sector que más se resintió a finales de 2017 en Cataluña –sobre todo las ventas del comercio minorista y el turismo– por los efectos de la consulta soberanista ilegal, aunque entonces el récord de exportaciones hizo que la comunidad se resintiera menos.

Hasta el «procés», Cataluña había sido motor de la recuperación económica en España creciendo por encima de la media, pero en el cuarto trimestre, tras el 1-O, esta evolución perdió fuelle. En 2017 Cataluña creció un 3,3%, por encima de la media del 3,1% pero ya por debajo de Madrid, un 3,4%, pero la plana mayor de servicios de estudios y casas de análisis avisaban de que la factura del procés sobre la economía se dejaría notar con mayor intensidad en 2018 que en 2017.

Así ha sido: más de 4.000 empresas se han ido de Cataluña desde el 1-O, trasladando su sede social a otras regiones, la mitad a Madrid. Cataluña ha sido la comunidad con mayor PIB de España, pero en 2012, puntualmente, Madrid la desbancó por su mejor desempeño durante la crisis. Sin embargo, en la recuperación Cataluña ganó de nuevo brío y volvió a liderar el crecimiento. Pese a todo, desde 2010, Madrid creció de media un 1,8% anual, el mayor porcentaje de todas las comunidades seguida de Baleares (1,8%), Murcia (1,6%), Navarra y País Vasco (1,3%) y la propia Cataluña (1,2%). De media, España creció un 1,1% de media en este periodo.

Mayor desigualdad territorial tras la crisis

El otro fenómeno de la crisis es el aumento de la brecha entre regiones en el PIB per cápita: la Comunidad de Madrid registró el mayor dato, con 34.916 euros por habitante, seguida por País Vasco (34.079 euros), Navarra (31.809 euros) y Cataluña (30.769 euros), todas ellas por encima de la media nacional (25.854 euros). Cerrando la tabla, con los menores PIB per cápita figuran Extremadura (18.174 euros).

Mientras que en 2008 Madrid tenía un PIB per cápita que era un 32,5% mayor que la media de España, ahora ese porcentaje es un 35,1%. En el caso de Extremadura, de tener un 31,5% menos de PIB por habitante que la media de España, diez años después es menor, del 29,7%. Eso sí, más que a cierta convergencia, esta mejora aparente se debe a la pérdida de población que ha aquejado la región desde entonces, mientras otras como Madrid han ganado habitantes.