Lagarde (izda) junto al ministro argentino de Finanzas, Nicolás Dujovne (dcha)
Lagarde (izda) junto al ministro argentino de Finanzas, Nicolás Dujovne (dcha) - EFE

Lagarde advierte contra «conflictos» incipientes por la política proteccionista de Trump

La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, asegura desde Buenos Aires que las perspectivas económicas internacionales son «en general positivas» y avisa contra el aumento de la desigualdad en la última década

Buenos AiresActualizado:

La directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, ha mostrado su oposición a las medidas proteccionistas anunciadas por la administración estadounidense y argumentado que «es un proceso donde uno hace y otro contesta, y así nadie gana».

En este sentido, ha reiterado que se trata de «una pelea constante» por lo que ha desaconsejado acudir al proteccionismo, al que ve como un riesgo geopolítico. Por este motivo, ha advertido contra «conflictos incipientes».

Otro de los tema que ha abordado Lagarde ha sido la propia naturaleza del FMI del que se ha esforzado en asegurar que en la actualidad «muy diferente» y pedido reducir las desigualdades, «excesivas» en muchos países, aprovechando una coyuntura económica mundial sobre la que se ha mostrado optimista.

«Tenemos un FMI muy diferente», se ha esforzado por decir en español su titular en una conferencia en Buenos Aires en la que ha opinado que las perspectivas económicas internacionales son «en general positivas», por lo que se trata de «un momento muy propicio para hacer las reformas que necesitan», y animó a «reforzar la productividad» y a «concentrarse en reducir las desigualdades».

«En muchos países, de todas las regiones, la desigualdad se ha incrementado», ha declarado la directora del FMI en un acto junto al ministro argentino de Finanzas, Nicolás Dujovne, y agregado que las desigualdades son «excesivas» en un gran número de países y han empeorado en los últimos diez años.

Reuniones con las autoridades argentinas

La directora del FMI, que se encuentra en la ciudad austral para participar en la cumbre de ministros de Finanzas y gobernadores de bancos centrales del G20 que tendrá lugar la próxima semana, quiso dejar claro que no se reunió con gobernantes argentinos porque le solicitasen ayuda, sino para "conocer de primera mano la naturaleza de las reformas, con espíritu de socios y de cooperación".

«Yo no estoy aquí para negociar ningún tipo de programa ni vengo a prestar, porque Argentina no lo necesita ni lo pidió. Estoy aquí para el G20 y tengo el privilegio de visitar a autoridades como hago en otras partes del mundo», ha subrayado Lagarde, sobre su visita a un país que guarda un mal recuerdo del FMI tras la crisis del 2001, y que había despertado críticas.

Sobre las reformas emprendidas en el país para reducir el déficit fiscal, como el acuerdo con las provincias para controlar el gasto público, la exministra francesa se ha mostrado «impresionada» y ha felicitado al Ejecutivo argentino en el marco de la charla en la universidad Torcuato Di Tella.

«Me impresiona la relación con las provincias. Hay muchos países con políticas muy robustas a nivel central pero poco control (con las demás administraciones), y es una gran lucha para ellos lograr sus objetivos. Los quiero felicitar porque me impresiona», ha aseverado.

Preguntada acerca del «gradualismo» (progresividad en las reformas) que defiende el presidente argentino, Mauricio Macri, dijo que no lo considera tal y que desde el FMI «ven que las autoridades están atacando el problema con mucha decisión», "sin medias tintas" y de una manera «sostenible en el tiempo».

«Los ortodoxos pueden argumentar que sería mejor más rápido, pero los más prágmaticos dicen que mientras haya convicción y un curso de reducir el déficit ya sería un gran logro», argumentó la economista.

Rebajar la pobreza

Por su parte, Nicolás Dujovne ha sostenido que el «fin último» del Ejecutivo es bajar la pobreza, mediante la reconstrucción de un «clima propicio» para la inversión, y para ello es "ineludible" el equilibrio fiscal y la eliminación de la «estructura distorsiva de impuestos» que, según el ministro, se había creado en los últimos años.

«Todo el programa económico está destinado a tener más inversión», ha aseverado el ministro ante la directora del FMI, y reiteró su compromiso de reducir los impuestos y el déficit presupuestario, una meta que, ha apuntado, solo es accesible bajando el gasto público.

Dujovne ha asegurado que Argentina es todavía «una de las economías más cerradas del mundo», pero ha apuntado que las previsiones del Gobierno apuntan a una multiplicación del nivel actual de intercambios comerciales