El BCE pide a Irlanda recortes en los salarios de los funcionarios
Protestas por los recortes en Irlanda - reuters

El BCE pide a Irlanda recortes en los salarios de los funcionarios

Antes de dimitir, Jürgen Stark concedió una entrevista en la que criticaba que los sueldos públicos irlandenses estén entre los más altos de la UE

efe
dublín Actualizado:

El Banco Central Europeo (BCE) ha pedido a Irlanda que rebaje los salarios de su sector público y acelere la aplicación del plan de austeridad, que será incluido en diciembre en los Presupuestos Generales para 2012.

Ese es el principal mensaje que lanza en una entrevista con el rotativo «The Irish Times» el alemán Jürgen Stark, realizada antes de que dimitiese el viernes de su cargo como economista jefe del BCE.

Junto a la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), el BCE supervisa la actuación del Ejecutivo de Dublín para cumplir con las condiciones de su rescate económico, cuantificado en 85.000 millones de euros.

Hasta la fecha, la llamada "troika" ha certificado los progresos efectuados por Irlanda para mantener la hoja de ruta marcada en su programa de ayuda, razón por la que Stark insta a sus autoridades a sacar provecho de la situación.

"Creo que el Gobierno irlandés tiene la oportunidad de sorprender al mercado de manera positiva", aseguró Stark, quien también abogó por un recorte de los subsidios sociales.

En su opinión, los salarios del funcionariado irlandés se sitúan entre los más altos de la zona euro y deben rebajarse para poner orden en las finanzas públicas.

Esta cuestión choca con el llamado Acuerdo de Croke Park, firmado entre el anterior Gobierno y los sindicatos para permitir acometer reformas en el sector público a cambio de que no se modifique la escala salarial.

El Ejecutivo irlandés se ha comprometido a reducir este año su déficit público por debajo del 10,5% del Producto Interior Bruto (PIB), lo que le permitirá continuar aplicando medidas de ajuste encaminadas a ahorrar 3.600 millones de euros en 2012.

A largo plazo, el "plan de consolidación" trienal de Dublín tiene como objetivo reducir el déficit público hasta el 3% del PIB en 2015, de acuerdo con la condiciones marcadas por la "troika" en el rescate.