España recupera seis puestos en el ranking de competitividad del Foro de Davos

El «lobby» internacional publica este miércoles un informe en el que nuestro país sube del puesto 42 al 36

mario s. guillén
Actualizado:

Este miércoles se ha hecho público en Ginebra uno de los más importantes rankings de competitividad de los países, aquel que es publicado por el Foro Económico Mundial (World Economic Forum), una organización sin ánimo de lucro o «lobby» capitalista mundial que es muy conocida por su evento mundial anual en Davos, Suiza, adonde acuden los principales hombres de negocios y políticos del mundo.

Los recortes han sentado bien a este foro, que nos hace subir posiciones

En esta clasificación, que durante los últimos años había visto cómo España caía, lastrada sobre todo por la ineficacia de su sistema laboral, nuestro país parece recuperar posiciones y queda en el puesto 36. Aún por debajo del puesto 29 en que se encontraba en el año 2009 pero por encima del puesto 42 que se nos dio en 2010 (en un informe que salió no obstante publicado en febrero de este año). En este caso el FEM ha publicado su informe en septiembre sin esperar al año que viene y ya vienen mejoras para España, tal vez motivadas por los recortes sociales y de gasto, así como por el abaratamiento del mercado laboral, medidas todas ellas del gusto de los mercados de capitales interancionales.

Se destaca la mejora en TIC así como la recuperación en I+D

En su informe, el FEM atribuye esta recuperación española a «las considerables mejoras en varias áreas medidas por el Índice, así como el deterioro de otras economías que anteriormente superaban a España». A pesar de todo, el «lobby» destaca nuestra «floja» economía a la vez que la poca estabilidad macroeconómica, un aspecto en el que España cae desde el puesto 84 hasta el 66 (en total son 142 economías las que se analizan). En la parte buena, se destaca la mejora en «Tecnologías de la Información y la Comunicación» (las TIC, o ICT en inglés) donde subimos del puesto 29 al 24, y «la capacidad de recuperación en I+D (investigación y desarrollo».

En la parte negativa, una traba para la competitividad española, según esta clasificación, es el déficit público (donde somos el país 134 de 142, es decir, casi los peores), la deuda pública (donde nos ponen en el 108 a pesar de que la mayoría de países occidentales tiene más deuda pública en relación al PIB que España) y la escasa tasa de ahorro nacional (puesto 83 de 142).

Por ejemplo, el acceso a los créditos en España es tan limitado por el sector financiero (preocupado más por cuadrar sus balances y vender sus viviendas) que nos colocan en el puesto 99.

Suiza, sedel del FEM, la mejor

Curiosamente, el país que alberga la organización sin ánimo de lucro que ha creado esta clasificación, Suiza, es también el clasificado como número 1 en el ranking de competitividad. Por tanto, se desmiente que competitividad sea equivalente a «bajo precio», al menos según esta clasificación, ya que el país helvético es uno de los de mayor nivel del vida del mundo y, por tanto, uno de los más caros. Pero es también un paraíso fiscal con altas dosis de innovación tecnológica y por ello mantiene el primer puesto como país más competitivo del mundo.

Hay tres países del euro en el «top ten»: Finlandia, Alemania y Países Bajos

En segundo lugar se encuentra Singapur, una de las patrias del ultracapitalismo en Asia. En este país se permite la pena de muerte por ahorcamiento, pese a lo cual no figura en las listas de Amnistía Internacional por violaciones de derechos humanos. Pero en el plano sólo económico, el hecho de ser también un paraíso fiscal y gran plaza financiera le ayuda.

Tras estos dos países, los siguientes más competitivos son, por este orden, Suecia, Finlandia, Estados Unidos, Alemania, Países Bajos, Dinamarca, Japón y Reino Unido. Hay tres países del euro entre los diez más competitivos: Finlandia, Alemania y Países Bajos. Curiosamente, de la UE pero fuera del euro hay otros tres: Suecia, Dinamarca y Reino Unido.