La titular de Economía ha considerado que los inversores «están menos preocupados que hace un año por la situación en Cataluña»
La titular de Economía ha considerado que los inversores «están menos preocupados que hace un año por la situación en Cataluña» - OSCAR DEL POZO

Calviño destaca en Davos que los inversores están menos preocupados por Cataluña que hace un año

La ministra de Economía asegura que las tecnológicas le han trasmitido su «enorme» confianza en España y que el Gobierno quiere transmitir la idea de que España cuenta con «seguridad jurídica y estabilidad social»

MadridActualizado:

La ministra de Economía y Empresa, Nadia Calviño, ha asegurado que los directivos de empresas tecnológicas con los que se ha visto en el Foro de Davos no le han preguntado por la tasa Google. Todo lo contrario, según la titular del Ministerio, estos ejecutivos han trasmitido su «enorme» confianza en España.

En un encuentro con los medios de comunicación desplazados a la cumbre, Calviño ha asegurado que en los contactos mantenidos en las últimas horas (en los que según el Ejecutivo se han analizado posibles inversiones) el Gobierno ha transmitido la idea de que España cuenta con «seguridad jurídica y estabilidad social».

Estas cualidades son «especialmente relevantes» para la ministra, que ha destacado el contexto de «incertidumbre» que ofrece el panorama internacional. Calviño ha priorizado los encuentros con el sector tecnológico y el financiero durante su visita a Davos. Así, la titular de Economía ha mantenido encuentros con empresas como Ebay o Visa.

La titular de Economía ha considerado que los inversores «están menos preocupados que hace un año por la situación en Cataluña». Un contexto de inestabilidad que el Gobierno está intentando reconducir «de la mejor manera posible, a través de la ley y el diálogo».

Sobre Venezuela, Calviño ha evitado pronunciarse abiertamente por el conflicto y se ha remitido a la declaración de ayer del ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, quien destacó la importancia de «preservar la unidad de acción» de la Unión Europea ante la crisis institucional de Venezuela y un «debate rápido» de todos los ministros de Exteriores.