Bruselas e Italia llegan a un acuerdo de principios para reestructurar Monte dei Paschi di Siena

Para que la CE autorice definitivamente la recapitalización, el BCE debe confirmar que la entidad es solvente

BRUSELASActualizado:

La Comisión Europea (CE) y el Gobierno italiano han llegado este jueves a un acuerdo de principios sobre el plan de reestructuración para el banco italiano Monte dei Paschi di Siena (MPS), uno de los principales requisitos para que Bruselas dé luz verde a su recapitalización cautelar con ayuda del Estado.

"Esta solución es un paso adelante positivo para MPS y el sector bancario italiano. Permitiría a Italia inyectar capital en MPS como precaución, en línea con las normas europeas, mientras que limitaría la carga para los contribuyentes italianos", dijo en un comunicado la comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager.

Para que Bruselas autorice definitivamente la recapitalización, el Banco Central Europeo (BCE) debe confirmar que la entidad es solvente y que cumple con los requisitos de capital establecidos en las normas comunitarias, en tanto que Italia debe dar garantías de que podrá colocar en el mercado su cartera de préstamos improductivos, una de las condiciones de la reestructuración.

La CE y las autoridades italianas negocian desde enero un plan para recapitalizar de forma preventiva la entidad, una medida que requeriría ayudas del Estado italiano y que está permitida excepcionalmente por las normas comunitarias para bancos que aún son solventes.

Esto evita poner el banco bajo resolución y también el rescate interno, que conlleva mayores pérdidas para inversores y accionistas, pero exige que exista un plan de reestructuración para la entidad y que accionistas y tenedores de deuda subordinada contribuyan financieramente.

El acuerdo de principio alcanzado para la reestructuración de MPS requiere que la entidad se deshaga en condiciones de mercado de toda su cartera de préstamos improductivos para "mejorar la calidad de su balance", afirmó la CE.

Para que Bruselas apruebe la recapitalización, el país tendrá que "obtener una confirmación formal de inversores privados de que comprarán" esta cartera, indicó la CE.

Límite a los salarios

Además, se impondrá un límite a los salarios de sus directivos que será igual a diez veces el salario medio de los empleados, y los accionistas y tenedores de deuda subordinada tendrán que contribuir a los costes de reestructuración, si bien la CE no especificó cuál será su aportación.

Bruselas ha aceptado, no obstante, que el banco compense a los inversores minoristas que tengan deuda subordinada cuando haya casos de venta abusiva: la entidad convertirá sus bonos en capital y después les recomprará las acciones con productos más seguros.

Este punto era conflictivo, dado que en principio las normas comunitarias establecen que los bonistas deben contribuir a sufragar la reestructuración para que no lo hagan los contribuyentes y, en el caso de MPS, la recompra se efectuaría tras la inyección de fondos públicos.

En ese sentido, la CE subrayó que "la compensación es una consideración totalmente separada de las reglas de Estado de la UE".