Boeing asegura que las compensaciones a sus clientes «se suministrarán a lo largo de varios años y tendrán diferentes formas de valor económico».
Boeing asegura que las compensaciones a sus clientes «se suministrarán a lo largo de varios años y tendrán diferentes formas de valor económico». - REUTERS

Boeing le pone cifra a la crisis del 737 MAX: 4.344 millones de euros solo en el segundo trimestre del año

El fabricante asegura en un comunicado que continúa colaborando con las autoridades tras los siniestros de Etiopía e Indonesia, y que prevé para finales de año la vuelta al servicio del 737 MAX

Nueva YorkActualizado:

La aeronáutica estadounidense Boeing ha adelantado este jueves que el veto a los aviones 737 MAX en casi todo el mundo, tras los dos siniestros en menos de un año en Indonesia y Etiopia, les va a suponer unos 4.344 millones de euros (4.900 millones de dólares) en el segundo trimestre del año.

A pocos días de de difundir sus resultados corporativos, lo que hará el próximo miércoles, el fabricante ha difundido un comunicado en el que asegura que continúa colaborando con las autoridades en este área y que prevé recibir las primeras aprobaciones para la vuelta al servicio de los 737 MAX en Estados Unidos y otros lugares en los tres últimos meses del año.

En la nota, Boeing ha asegurado que su estimación de cargos de más de 4.000 millones de euros por todo lo relacionado con el polémico modelo lo vincula «a sus estimaciones de potenciales concesiones y otras consideraciones para sus clientes por los problemas relacionados con la paralización de los 737 MAX y los retrasos en las entregas».

Al respecto, la firma ha señalado que aunque esa cifra se reflejará como un cargo en sus próximos resultados corporativos, que abarcan los meses de abril a julio las compensaciones a sus clientes «se suministrarán a lo largo de varios años y tendrán diferentes formas de valor económico».

Ralentización de la producción

Boeing también ha adelantado que la ralentización del ritmo de producción de los aparatos le ha supuesto un coste de 1.700 millones de dólares en el segundo trimestre y que, por tanto, los márgenes de este modelo se van a ver afectados en el futuro.

Los próximos resultados financieros incluirán «el incremento gradual de la tasa de producción de los 737 de 42 mensuales a 57 mensuales en 2020», ha especificado la compañía, que prevé entregar los aparatos producidos durante la paralización a lo largo «varios trimestres después de la vuelta al servicio».

El retorno del 737 MAX, a finales de año

Boeing, que anunció hace semanas que tenía preparada para revisión la mejora de su software de control de vuelo (MCAS), involucrada en los dos accidentes mortales, ha reiterado que sigue trabajando con las autoridades y que serán ellas quienes «determinen el calendario de la vuelta a servicio».

«Para fines de los resultados financieros del segundo trimestre, la firma ha asumido que la aprobación regulatoria de la vuelta al servicio de los 737 MAX en EE.UU. y otras jurisdicciones empezará a principios del cuarto trimestre de 2019», sostuvo, aunque apostilló que las fechas "podrían diferir de esa estimación".

Debido a la «incertidumbre» sobre esas fechas y las condiciones de la puesta en funcionamiento del aparato, Boeing también prevé hacer cambios en sus estimaciones de resultados para el conjunto del año, que no había modificado hasta el momento, lo que puede generar una reacción en los mercados bursátiles.

El máximo ejecutivo de Boeing, Dennis Muilenburg, ha vuelto a insister en que está centrado en la seguridad de este modelo, que ha supuesto «problemas significativos», pero sostuvo que el «impacto financiero reconocido este trimestre refleja los retos actuales y ayuda a abordar los futuros riesgos financieros».