Garicano defiende que Ciudadanos no hará promesas que no pueda cumplir
Garicano defiende que Ciudadanos no hará promesas que no pueda cumplir - matías nieto koening

«Detendremos el plan de inversiones en el AVE para dedicarlas a innovación»

Luis Garicano, economista y asesor económico de Ciudadanos, dice que «se hipoteca el futuro con un gasto suntuario»

Actualizado:

Luis Garicano (Valladolid, 1967) es una de las dos caras económicas, junto a Manuel Conthe, de Ciudadanos. Este prestigioso profesor español de la London School of Economics -inquieto, dicharachero y muy cercano en el trato- asegura en la casa de ABC que sus propuestas están en línea con el consenso del norte de Europa, que defiende un mercado flexible y dinámico junto con un Estado y un sistema del bienestar que protege a los ciudadanos y que asegura que el Estado está a su servicio. Y lo tiene claro: «Presentaremos medidas que no se han visto, y las podremos pagar». Del plan fiscal, que harán público el 21 de abril, sólo anuncia que la rebaja de impuestos será protagonista.

-¿En qué punto se encuentra la economía española?

-Venimos de una economía con una prosperidad artificial, derivada de una burbuja inmobiliaria. En el pasado, España se bajó de la tendencia económica mundial, del conocimiento y del estudio. Luego llegó la «mega-rebaja» de la crisis, en la que se tuvieron que redimensionar varios sectores, alguno como el inmobliario incluso casi desapareció. Ahora viene una bifurcación en el camino. Volver al pasado, con crecimiento, sí, pero con empleos más precarios, con productividad baja y con un problema de demanda exterior. Pero hay alternativas, podemos construir una recuperación sostenible a medio plazo, con una productividad que nos permita tener un Estado del Bienestar.

-Ustedes dicen que bajarán impuestos y que pondrán en marcha un complemento salarial garantizado. ¿De dónde sacarán los 10.000 millones de ingresos que costará esa ayuda?

-Ensancharemos las bases de los impuestos y recortaremos tipos, sobre todo los marginales, altísimos en España. Y sin caídas en la recaudación. Por un lado, pondremos en marcha medidas innovadoras que reducirán el fraude. Por otro, medidas clave, como el complemento salarial anual para completar ingresos de los hogares, del que se beneficiarán trabajadores con salarios más bajos y empleos precarios. Les aseguro que todo el programa va a encajar fiscalmente, no habrá agujeros. No vamos a hacer promesas que no podamos cumplir. El coste de 10.000 millones que tiene la renta complementaria no tiene en cuenta todas las cosas buenas que van a pasar en la economía, entre ellas más empleo y resultados de lucha contra el fraude.

-¿Confíar todo a la lucha contra el fraude no es confiar mucho?

-Esperen a conocer las medidas que pondremos en marcha. En cualquier caso, hay que pensar que tenemos 7,5 millones de personas en nuestro país que no llegan al salario mínimo anual, y en que hay mucha precariedad y excesiva rotación laboral.

-¿Qué incentivo habrá entonces para trabajar una jornada completa?

-Nuestra propuesta es un complemento al salario, no es una renta garantizada, como propone Podemos, porque entonces muchos preferirían no trabajar nunca. La renta está diseñada con tramos escalonados para que conforme el perceptor tenga más ingresos por su trabajo cobre menos hasta alcanzar un nivel en que deja de percibir la prestación. El programa es una réplica del que se realiza en Estados Unidos (EITC) y en Reino Unido con un éxito enorme contra la pobreza.

-¿Durante cuánto tiempo se mantendría la ayuda?

-No hay fecha concreta. Queremos fortalecer a la clase media trabajadora, y que no esté aplastada por las fases de cambio tecnológico de la globalización.

-¿El contrato único acabará con esas situaciones?

-Queremos hacer del contrato indefinido la generalidad y ayudar a la gente que trabaja pocos meses a que tenga incentivos para trabajar más.

-¿La constitucionalidad de esta modalidad estaría asegurada?

-Sí. La propuesta tiene dos escalas de indemnización creciente. Una para el despido procedente y otra para el improcedente. El primero de 10 a 20 días por año trabajado. Y el segundo de 12 a 33 días. Con ello siempre tienes un despido causal. Lo que hay que hacer es acabar con la inseguridad jurídica y el exceso de pleitos. Evitar que el empresario utilice un contrato temporal porque el indefinido es un lío. Siempre habrá temporales por razones de estacionalidad.

-¿Con el contrato único hablamos de abaratar el despido?

-No. La suma del contrato único con la mochila austriaca supondrá los mismos costes del despido, pero de forma más racional.

-Con su mochila austriaca van ustedes a enfadar a las empresas, que desde hace años claman por la rebaja de impuestos al empleo.

-Las empresas tendrá que pagar un 1% adicional a la Seguridad Social. El trabajador dispondrá de esas aportaciones en una cuenta individual y cuando se cambie de empleo se lo llevará al siguiente trabajo y si es despedido lo cobrará. Sólo les puedo decir que las empresas no tendrán aumento de costes.

-¿Les bajarán las cotizaciones?

-Nos gustaría reducir la fiscalidad, al menos de los autónomos.

-¿Y al resto?

-Aspiramos a bajar las cotizaciones, pero la Seguridad Social es la que garantiza las pensiones.

-¿Derogarían la reforma laboral?

-No se trata de deshacer la reforma laboral sino de hacer la parte que no se ha hecho, que tiene que ver con eliminar la precariedad y exceso de rotación. La reforma del Gobierno se centró en los convenios y en la flexibilidad.

-Háblemos de sus propuestas en innovación...

-El día 25 presentaremos nuestro programa para emprendedores, autónomos y nuestras propuestas en innovación. Estará con nosotros Diego Comin, viene de EE.UU. y ha dado clases en Harvard, experto en innovación y tecnología que nos ha ayudado con el programa. Ese día anunciaremos una propuesta para reorientar drásticamente el gasto en innovación e inversión del Estado. Vamos a detener el programa AVE, con muy poquitas excepciones, y reorientaremos la inversion en I+D. Nadie nos va a poder decir de dónde sale el dinero.

-¿Las infraestructuras programadas por Fomento corren peligro entonces?

-Las líneas AVE necesitan 8 millones de pasajeros para que sean rentables. Y sólo hay dos líneas que lo son. En las demás se realiza una primera inversión, pero hay que seguir poniendo dinero. Estamos hipotecando nuestro futuro con un gasto suntuario. Si ya somos el segundo país del mundo en AVE. ¿Tenemos que ser el primero? Con el presupuesto de 3.500 millones de este año pagaríamos la política de innovación que presentamos el miércoles.

-El nuevo modelo productivo pasa entonces por la innovación...

-Sí. Vamos a presentar propuestas concretas, que nunca se han visto. Y las vamos a pagar. Los votantes entenderán que las cosas que prometemos son factibles y razonables. Estamos usando el término «cambio sensato». Nadie nos podrá llamar insensatos.

-El programa de Ciudadanos para los autónomos consiste en...

-Mejorar los costes fijos, la burocracia, la fiscalidad, la tecnología y la formación.

-¿Qué proponen que no se haya puesto ya en marcha?

-El gran problema de los autónomos son los costes fijos. Y se pueden convertir en en variables. Los autónomos tienen que pagar cada mes 300 euros a la Seguridad Social, independientemente de si el negocio ha ido bien o mal. Es el gran problema de este colectivo, que tiene unas tasas de supervivencia bajísimas. La rotación es muy elevada, más que en otros países. Cada trimestre dejan de ser autónomos el 11%, y 4% empresarios con asalariados. ¿Qué ocurre? Si tienen que hacer frente a un coste fijo al mes y no pueden, lo dejan. No se puede penalizar a un autónomo si un mes no le va bien, hay que darle opción de pagar de forma variable, en función de cómo le vaya el negocio.

-El Gobierno trabaja en una inminente bajada del IVA cultural. ¿Qué propone Ciudadanos?

-El tipo general del IVA está muy alto en España, pero la base del impuesto tiene muchos agujeros. En Alemania, por ejemplo, el 90% de los gastos tributa al tipo general y en España el 40%. Hay dos tipos de agujeros, los legales y los ilegales, los que no pagan. Vamos a proponer, como una medida para fomentar que se pague el impuesto, que se puedan deducir los gastos de las facturas pagados de IVA en el IRPF. Si logramos que se paguen más impuestos, aumentaremos la recaudación con tipos más bajos. Lo mismo ocurre con el IRPF, un impuesto mucho más alto que en Europa con el que tampoco se recauda más, porque existen muchas deducciones y porque muchos no pagan. El ciudadano soporta el tipo marginal superior al 50% desde cuatro perras. No está bien repartido este impuesto.

-Las autonomías han creado más de 100 impuestos de difícil justificación. ¿Qué harán con esta fiscalidad?

-La diarrea legislativa en las comunidades autónomas es de locos. Al final nadie recauda. Asturias tiene un Impuesto de Sucesiones elevado, pues la gente se va a morir a Madrid. Es necesaria cierta armonización. Hay que preservar la autonomía, pero es necesaria una unidad de mercado en interés de todos.