Los clientes de la filial suiza en HSBC tenían 78.000 millones de euros
Los clientes de la filial suiza en HSBC tenían 78.000 millones de euros - efe

La lista española de Falciani escondía 4.000 cuentas con 1.800 millones en Suiza

Entre los nombres de clientes de HSBC están Emilio Botín, Fernando Alonso, Valentino Rossi, David Bowie y Tina Turner

Actualizado:

El fallecido presidente de Banco Santander, Emilio Botín, o el piloto de Fórmula 1, Fernando Alonso aparecen en la lista Falciani de clientes de la filial suiza del banco británico HSBC. Muchos nombres de personalidades, empresarios o banqueros implicados se han filtrado tras una investigación coordinada por el diario francés «Le Monde» y el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés) en la que participan 60 medios de todo el mundo –entre ellos, «El Confidencial» y « La Sexta»–.

La lista española recoge 4.000 personas relacionadas de alguna manera con nuestro país que tenían 1.800 millones de euros en Suiza a través de 3.237 cuentas. Más de la mitad eran hombres, pero la profesión más declarada ante el banco es la de «ama de casa». Si bien ya se conocían algunos nombres como el de Emilio Botín, la investigación del ICIJ ha desvelado nuevos detalles e implicados. La lista incluye a 106.000 personas físicas y jurídicas residentes en 203 países. Sus cuentas en la filial suiza sumaban entre 2006 y 2007, años a los que pertenece la filtración, más de 100.000 millones de dólares, 78.000 millones de euros.

Algunos de los nombres incluidos en la lista son los del delantero uruguayo Diego Forlán, el cantante David Bowie, el diseñador Valentino, el vicepresidente del Fútbol Club Barcelona Alfons Godall, el tenista Marat Safin, el piloto Valentino Rossi, el empresario Flavio Briatore, la modelo Elle MacPherson, el Rey de Jordania Abdalá II o el Rey de Marruecos Mohamed VI. En el caso de la familia Botín ocultó hasta 2.000 millones de euros según estimaciones, por los que en 2011 pagaron 211 millones de euros al Fisco. El propio banquero utilizó un entramado de sociedades opacas en Panamá e Islas Vírgenes con testaferros para esconder sus cuentas.

El documento, que extrajo de su entidad el antiguo informático de HSBC, Hervé Falciani entre 2006 y 2008, recoge nombres de 130.000 ciudadanos que, o bien ocultaban su fortuna a través de cuentas bancarias en Suiza no declaradas a Hacienda, o habían comunicado al Fisco que tenían fondos en el país, o eran residentes en el país helvético y tenían una cuenta en la entidad. En los dos últimos casos, no hay fraude fiscal.

Esta parece ser la situación de Fernando Alonso quien confirmó a ABC a través de su representante, Luis García Abad, que el piloto residió en Suiza hasta 2011 y era cliente del HSBC, pero no un defraudador fiscal. Según sus asesores, Alonso no tiene ni ha tenido ningún problema con la Hacienda española y, de hecho, volvió a ser residente en nuestro país en 2011.

Otros nombres implicados que han desmentido que cometieran fraude alguno ya que eran residentes en Suiza son David Bowie, Tina Turner o Phil Collins.

En su momento, Suiza emitió una orden de detención contra Falciani por el robo de los datos de HSBC. Las autoridades galas apresaron por ello a Falciani en 2009 y se hicieron con la lista, de la que enviaron copias a otras administraciones europeas.

Paso a paso de una investigación

«Todo comienza cuando una fuente del Gobierno francés filtra al diario "Le Monde" 65.000 documentos de la lista Falciani. Para poder tratar esta cantidad de información, el periódico se pone en contacto con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación. Desde el pasado mes de abril hemos estado cribando y analizando», describe por teléfono Marcos García Rey, periodista y miembro del ICIJ, quien resalta la dificultad de descodificar las cuentas de HSBC.

Precisamente, el director general de la filial suiza de HSBC, Franco Morra, aseguró ayer que la entidad ha llevado «una transformación radical» de su modo de actuar respecto a hace unos años para intentar evitar que sus servicios sirvan para que sus clientes defrauden al fisco de sus países.

A pesar de ello, según «Le Monde», la entidad había prevenido a varios clientes de la publicación inminente de la lista Falciani. «Continuaremos tomando medidas razonables para minimizar la intrusión de los medios de comunicación en su vida privada», rezaba uno de los correos, firmado por el propio Morra.