El presidente del Banco Santander, Emilio Botín - efe
muere emilio botín

Muere Emilio Botín, presidente del Banco Santander

La entidad ha informado a primera hora del fallecimiento del banquero español, a los 79 años de edad, tras sufrir un infarto la pasada noche en Madrid

Actualizado:

« Banco Santander lamenta comunicar el fallecimiento de su presidente, Emilio Botín». Así se hacía oficial a primera hora de la mañana y a través de la CNMV la muerte de Emilio Botín-Sanz de Satuola García de los Ríos, a los 79 años de edad. El presidente del primer banco español y de la zona euro ha fallecido a causa de un infarto de miocardio sufrido la pasada noche en Madrid, tal y como han informado a ABC fuentes de la entidad. [Lee las reacciones a la muerte de Botín]

Los restos mortales de Botín, casado con Paloma O'Shea y padre de seis hijos, han sido trasladados a la localidad cántabra de Puente de San Miguel. El banquero será enterrado este jueves en el panteón localizado en su finca familiar, donde también reposan los restos de su padre Emilio Botín-Sanz de Sautuola López, a quien relevó al frente del Santander.

Tras la reunión del consejo de administración de esta tarde, se ha designado ya oficialmente a Ana Patricia Botín, la hija mayor del recién fallecido y hasta ahora al frente de la filial del grupo en Reino Unido, como nueva presidenta de la entidad.

Estaba casado con Paloma O'Shea y tenía seis hijos Emilio Botín era el banquero por excelencia, lo llevaba en los genes. Sucedió en el cargo a su padre, quien a su vez asumió el timón del grupo después que propio progenitor. Emilio Botín comenzó a pilotar la nave financiera a partir del año 1986 y además de asumir la presidencia del Banco Santander era su principal ejecutivo y máximo accionista. El grupo no ha dejado de crecer dentro y fuera de nuestras fronteras y el Grupo Santander es hoy la primera entidad financiera de España y de la Eurozona.

Estaba licenciado en Derecho y Economía por la Universidad de Deusto, y en sus comienzos fue apoderado de los servicios centrales y de subdirector general. Más tarde, ocupó los puestos de consejero del banco desde 1960, cuatro años más tarde fue nombrado director general y ya en 1971 ascendió a vicepresidente segundo del consejo de administración del Banco Santander.

Su gestión se ha caracterizado por su estrategia en el mercado internacional y por un proceso de fusiones y adquisiciones nacionales para conseguir el liderazgo de la banca española.En 1989 fue un innovador al lanzar una cuenta de alta remuneración que propició la competencia de los grandes bancos. Ya en 1994 el Banco Santander adquirió en subasta el Banco Español de Crédito (Banesto) después de la intervención de la entidad por el Banco de España y en 1999 se fusionó con el Banco Central Hispano Americano, acuerdo que dio lugar al Santander Central Hispano, denominado posteriormente como Banco Santander.

Las reacciones a la muerte del considerado como el primer banco de España se han sucedido a lo largo de la jornada. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha querido enviar un «abrazo muy fuerte» a la familia de Emilio Botín. Rajoy ha destacado de él que que ha sido «un gran embajador de la marca España» al frente del Banco Santander. Rajoy ha asegurado al terminar su intervención en la sesión de control del Congreso que la muerte de Botín le ha cogido por sorpresa ya que le vio la semana pasada y le encontró «muy bien y en buena forma».

Dentro del banco, el consejero delegado, Javier Marín, ha garantizado a los empleados de la entidad su compromiso para continuar la labor de su presidente tras su muerte. En una comunicación remitida a los trabajadores de Banco Santander, Marín ha afirmado: «Todos nos sentimos orgullos de haber trabajado y aprendido con nuestro presidente y nos sentimos comprometidos para continuar su labor».

Tras conocerse la noticia del fallecimiento de Botín, las acciones del Santander sufrían una caída cercana al 2%. Tras esta brusca bajada, la cotización de la entidad se recuperaba y cerraba la jornada bursátil de este miércoles con un descenso más atemperado del 0,65%.