El FMI triplica sus previsiones de crecimiento para España en 2014
La directora del FMI, Christine Lagarde - efe

El FMI triplica sus previsiones de crecimiento para España en 2014

El Fondo pronostica una subida del PIB del 0,6%, cuatro décimas más que su anterior previsión de octubre

Actualizado:

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha vuelto a corregir al alza sus previsiones para 2014 de la economía española, después de que lo hiciera ya hace tres meses. Ahora prevé que el PIB español crezca un 0,6% este año, similar al 0,7% que en su día anunció el Gobierno y que el Ejecutivo de Mariano Rajoy no descarta tener que elevar ante los indicios de incipiente recuperación. Para 2015, el Fondo prevé un crecimiento del PIB del 0,8%.

El FMI constata que “la recuperación se está fortaleciendo” en el conjunto de la economía mundial, que en 2013 creció un 3% y este año lo hará un 3,7%. Según el diagnóstico de Olivier Blanchard, economista jefe del Fondo, “la razón básica tras esta mayor fortaleza en la recuperación es que los frenos están siendo progresivamente aflojados, la resistencia que suponía la consolidación fiscal está disminuyendo, el sistema fiscal se está curando poco a poco, y la incerteza se está reduciendo”. Añadió que la mejora económica de Estados Unidos “parece crecientemente sólida”, con un salto del PIB del 2,8% este año y del 3% el próximo.

A los signos de recuperación española hace expresa mención el FMI, que en su revisión de las Perspectivas Económicas Mundiales presentada este martes otorga a España una de sus mayores correcciones al alza. En octubre del año pasado, este organismo preveía que la economía española crecería solo un 0,2% en 2014 y un 0,5% en 2015. Ahora a esas cifras les ha añadido cuatro y tres décimas, respectivamente.

“La zona euro está doblando la esquina de la recesión a la recuperación, aunque la recuperación será irregular”, afirmó Blanchard. El Fondo prevé en esta área económica un crecimiento del 1% este año y del 1,4% el próximo.

El economista jefe de la institución presidida por Christine Lagarde advirtió de que el sur de Europa “continúa siendo la parte más preocupante de la economía mundial. Tendrá crecimiento positivo, pero este crecimiento es frágil. Por un lado, las exportaciones son fuertes. Por otro, la demanda interna es débil”. Singularizó el mejor comportamiento que en los últimos meses ha tenido la economía española, pero llamó a no bajar la guardia y a completar las reformas en curso.

En el terreno de los riesgos, en el Fondo se hace eco de los peligros relacionados con una inflación muy baja, que en caso de la zona euro puede transformarse en deflación. “El mayor peligro es para la recuperación europea. Deflación significa tipos de interés reales más altos, mayores cargas de deuda pública y privada, menos demanda y crecimiento y más presión deflacionaria”, según Blanchard. Además, el FMI al Banco Central Europeo “considerar medidas adicionales” para completar la reparación de los balances bancarios, así como provisiones a más largo plazo que hagan fluir mejor el crédito.

Para el conjunto de la economía mundial, el FMI prácticamente mantiene las previsiones que hizo en octubre, situando en el 3,7% el crecimiento de 2014 y en el 3,9% el de 2015. Estas cifras se deben sobre todo de una recuperación de las economías avanzadas, cuya actividad se fortaleció en la segunda mitad del pasado año y eso permitió el incremento de las exportaciones de las economías emergentes, en las que la demanda doméstica continuó baja, salvo en el caso de China. Con todo, este país crecerá el 7,5% en 2014, dos décimas menos que en 2013.