El tirón de las exportaciones y una mejor demanda interna frenan la recesión
Desde el Ministerio de Economía afirman que la recesión toca a su fin - efe

El tirón de las exportaciones y una mejor demanda interna frenan la recesión

Los datos de la contabilidad nacional dan claras señales de que lo peor de la crisis puede haber pasado ya

efe
Actualizado:

El crecimiento de las exportaciones y la mejor evolución de la demanda interna han frenado la caída del PIB al 0,1 % en el segundo trimestre, lo que supone el noveno trimestre consecutivo de recesión, aunque el Gobierno prevé que sea el último y que la economía volverá a crecer en el tercer trimestre.

Tras la corrección de la serie trimestral del PIB, según la cual la recesión se inició en el segundo trimestre de 2011 en lugar de en el tercero, como se había estimado inicialmente, el Instituto Nacional de Estadística (INE) ha confirmado esta semana que la economía española retrocedió sólo una décima entre abril y junio. Aunque todo apunta que habrá que esperar a 2014 para observar una recuperación económica más consolidada, ya que el Ejecutivo sigue estimando una caída del PIB para el presente ejercicio del 1,3%.

El secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre, avanzó esta semana que ese crecimiento en el tercer trimestre se situará entre un 0 y un 0,2 %, asegurando que sea cuál sea el dato se están sentando las bases para poner fin «a un proceso de larga y profunda recesión».

En términos interanuales el PIB retrocedió el 1,6 % en el segundo trimestre, como consecuencia de una contribución menos negativa de la demanda nacional, que restó 3,6 puntos al crecimiento. Los datos conocidos este viernes, que apuntan a una nueva caída de las ventas en el comercio minorista, corroboran no obstante que la demanda interna sigue instalada en la atonía.

El sector exterior disminuyó a 2 puntos su aportación positiva al crecimiento, ya que aunque las exportaciones crecieron más del doble (6 % en tasa trimestral y 9,2 % en tasa anual), las importaciones aumentaron de manera significativa por el incremento de las compras de bienes al exterior.

La destrucción de empleo se ha moderado, pero sigue registrando tasas negativas, ya que ha caído un 3,8 % interanual, lo que supone una reducción neta aproximada de 623.000 puestos de trabajo a tiempo completo en un año.

Por lo que respecta a la demanda interna, la caída del consumo de los hogares se ha moderado al 0,1 % en tasa trimestral y al 3,2 % en comparación interanual, gracias al mejor comportamiento del consumo de bienes duraderos, lo que el INE atribuye a la evolución menos negativa de la remuneración de los asalariados.

El gasto en consumo de las Administraciones Públicas ha crecido en el segundo trimestre (0,9 %), aunque en comparación interanual sigue cayendo (2,4 %), pero casi un punto menos que el trimestre precedente.

La inversión retrocedió entre abril y junio un 2,1 %, debido a que ha vuelto a agudizarse la caída de la inversión en construcción (4,5 %), en tanto que la inversión en bienes de equipo ha crecido el 2,9 %, más en equipo de transporte que en maquinaria.

Similar es la evolución en términos de empleo, que cae en casi todas las ramas de actividad, salvo en el sector primario, en el financiero y en el artístico y recreativo, donde se registraron ligeros avances en el número de ocupados, aunque no en el número de asalariados.

En cualquier caso la evolución ha sido mejor que en el trimestre precedente, ya que en todas las ramas se moderó la caída del empleo. Sólo en la construcción ha empeorado el nivel de ocupación y de asalariados.

La remuneración de los asalariados disminuyó casi un punto menos (5,0 %) en términos interanuales, en tanto que el número de horas trabajadas por los ocupados cayó tres puntos menos (2,3 %) que en el trimestre precedente. La productividad aparente por puesto de trabajo equivalente creció el 2,2 % anual, cuatro décimas menos que en el trimestre anterior.