EL ClÁSICO

Televisión y fútbol: el peligroso reparto del pastel

Real Madrid y Barça reciben once veces más dinero de la TV que los modestos. En Inglaterra recaudan casi el doble, por el dinero procedente de Asia, y además se reparte equilibradamente. ¿Aburre una Liga tan bipolar?

MADRID Actualizado:

Los dos grandes del fútbol español llegan al clásico dejando tierra quemada a su paso. No solo en la Liga española, donde nadie discute su supremacía, sino en la Champions, donde hasta ahora han despachado sus compromisos con solvencia. Nunca su superioridad había sido tan insultante. Las estadísticas muestran que en los últimos 25 años ambos clubes han acaparado 21 Ligas (11 el Real Madrid y 10 el Barcelona); solo el Valencia (2 ediciones), el Atlético (1) y el Deportivo (1) les doblaron el pulso. Sin embargo, el presente y el futuro parece vedado a los outsiders.

La clave de bóveda de esta «dictadura» es, en opinión de unos rivales convertidos en sparrings, el desigual reparto de los derechos televisivos. La pasada temporada las dos potencias ingresaron 140 millones de euros por este concepto; sus inmediatos perseguidores, Atlético y Valencia, 42 millones. El Sporting de Gijón, uno de los que menos recibió, 12. Y el Sevilla, cuyo presidente, José María del Nido, lidera el «motín» contra este statuo quo, 24 millones. Las diferencias son abismales si comparamos la Liga BBVA con el resto de campeonatos europeos (ver cuadro). En la Premier, por ejemplo, el Manchester United recibió 58,2 millones; el farolillo rojo, el Middlesbrough, 34,9.

El último acuerdo, suscrito hace unos días por 31 de los 42 clubes de Primera y Segunda y que se llevará a la práctica a partir de la temporada 2015-2016, establece que el Madrid y el Barcelona compartirán el 34 por 100 de la «hucha común»; el Atlético y el Valencia, el 11 por 100; los otros equipos de Primera, un 45; los 22 de Segunda, un 9; el 1 por 100 restante se destinará a paliar el impacto económico del descenso a Segunda. «Con esta forma de repartir el dinero, el título está vendido de antemano», asegura Del Nido. «Los dos grandes han ganado 1.500 millones de euros más que el tercero en la última década».

Sevilla, Villarreal y resto de disidentes proponen una alternativa: reparto de forma igualitaria del 40 por 100 del total; el 20 por 100, según la clasificación; otro 20, según las audiencias, y el 20 restante, atendiendo a la notoriedad de cada equipo (concepto un tanto complicado de fijar). Los poderosos se han ganado el apoyo de los pobres, que con el nuevo concierto podrían duplicar sus ingresos, pero la clase media está que trina. «Si queremos una Liga fuerte, los que participemos en competición europea necesitamos un plus», opina Fernando Roig, presidente del Villarreal.

La oferta no ha convencido a Real Madrid y Barcelona, que defienden que su impacto mediático es muy superior y, por lo tanto, merecen más ingresos; sus contrarios presionan asegurando que los otros clubes ricos de Europa no están en ese sistema que fomenta la desigualdad.

Por primera vez, el conflicto económico está teniendo repercursión entre los aficionados, preocupados por una Liga tan bipolar. El año pasado, el Barcelona firmó 99 puntos; el Real Madrid, 96; el Valencia, 71; el Sevilla quedó cuarto con 36 puntos menos que el líder. Y el ritmo de esta temporada es similar. Los descontentos se reúnen en una web y en un grupo en Facebook ( Aficionados al fútbol por una Liga más justa y competitiva). Los más militantes ponen el ejemplo de la liga de baloncesto de Estados Unidos, que da oportunidades a los humildes: en el «draft» de la NBA las franquicias que menos victorias han cosechado la temporada anterior eligen primero entre el elenco de jugadores universitarios o de ligas extranjeras.

La Premier League ingresará esta temporada (2010-2011) 1.146 millones de euros, entre derechos nacionales e internacionales; la Seria A italiana, 950; la Liga francesa, 693; la española, 710; y la Bundesliga, 457 (datos de Sport+Markt). El fútbol español reparte desigualmente su pastel, pero sus cifras globales están lejos de las que maneja Inglaterra, entre otras razones porque en la Champions League (ver apoyo) y en el mercado internacional, la Liga BBVA va muy por detrás. Asia y Oriente Medio son los principales consumidores de fútbol europeo, y allí los clubes ingleses son los reyes. La Premier firmó recientemente un contrato por tres temporadas por el que recibirá 1.556 millones de euros de derechos internacionales. De ahí el interés de Florentino Pérez en programar partidos a mediodía en España («prime time» en Asia) para hacer frente al poderío inglés. ¿Lo aceptarían sus socios?

En España, los dos grandes reciben once veces más dinero que los clubes modestos (diecinueve, si contáramos los derechos internacionales), mientras que en Alemania, Francia e Inglaterra este ratio se sitúa entre dos a uno y tres a uno. «Ese gran contraste supone un riesgo de devaluación para la Liga BBVA», afirma Mario Oliveto, director general de Sport+Markt, servicios de consultoría e investigación para marketing deportivo. En el caso de la Premier, la bolsa se divide en tres partes: la mitad se reparte por igual entre los clubes, un 25 por ciento varía en función de la clasificación y otro 25 se paga según la audiencia de los partidos. Los derechos internacionales se reparten por igual entre los veinte equipos.

El "modelo" escocés

La frase es recurrente: «Nuestra Liga es como la escocesa». ¿Qué ocurre en aquellas latitudes? En el último cuarto de siglo solo dos equipos, el Rangers y el Celtic, han conseguido el triunfo. A principios de la década de 1980 el Aberdeen y el Dundee les discutieron esa superioridad. Y antes de eso, también un páramo: hay que remontarse a 1965 para encontrar la excepción del Kilmarnock F. C. Hay rachas espectaculares: el Rangers ganó nueve ligas consecutivas 1989 a 1997. En las highlands más vale ser aficionado de uno de los equipos de Glasgow o darse al whisky y la melancolía en un pub.

La Champions, territorio inglés

El Manchester United y el Chelsea son los reyes de la televisión y el marketing en la máxima competición europea. Ambos encabezan la lista de los clubes con más ingresos acumulados en la Champions desde 2003 a 2010, según la consultora italiana StageUp. Cada uno ha recibido unos 217 millones de euros. El Barcelona, a pesar de haber ganado dos títulos en esos años, ocupa el sexto lugar, con 168 millones. ¿Por qué? Según Esteve Calzada, agente de jugadores y experto en marketing deportivo, la razón es que «el mercado inglés de la televisión es el más importante de Europa». El Real Madrid ocupa la décima posición, con 138 millones. Y el Valencia, la 21, con 49 millones. Por países, manda Inglaterra (781 millones entre 4 equipos); Italia, segunda (591 millones entre 7 equipos), y España, tercera (534 millones entre 10 equipos).