Jorge Lorenzo
Jorge Lorenzo - EFE

MotoGP | GP EspañaLorenzo da un paso adelante

El piloto de Ducati compensa lo negativo de su moto en este circuito de Jerez con lo bien que se le da a él y termina el viernes con el cuarto mejor tiempo

JerezActualizado:

Cumplió el jueves 30 años con la madurez de quien ha encontrado un difícil obstáculo en el camino y trabaja arduo para quitarlo. Jorge Lorenzo asume con resignación y humor que la adaptación a la Ducati está siendo mucho menos sencilla de lo que le hubiera gustado y por un momento se imaginó. Alimentó el reto de ser campeón con el equipo italiano, pero por ahora se contenta con dar pequeños pasos cada vez. Como en los entrenamientos del viernes en el Gran Premio de España.

Finalizó en cuarta posición, detrás del líder Dani Pedrosa, Jack Miller y Cal Crutchlow. Un pequeño avance en sus aspiraciones. «No es el mejor circuito para la Ducati, pero sí lo es para mí. Intentaremos compensar», admitía en la previa, consciente de que el lugar que le corresponde en la mesa de favoritos ahora es un extremo.

Después de unos primeros entrenamientos sobre una pista húmeda por la fina lluvia con la que amaneció Jerez, Lorenzo se lanzó a por todas en cuanto salió el sol. De sus ganas por reivindicarse en la madurez, por no perder espacio entre los candidatos, aunque resignado a esperar un año más si quiere verse campeón, el balear incluso llegó a liderar la tanda durante un rato.

«Me he sentido mejor. Me he divertido, sí. Pero hay que esperar a sacar el instinto para pilotar esta moto. Me hace ir más lento. Por el momento tengo que pensar mucho todavía. Era consciente de que estaba haciendo el mejor tiempo, pero sabía también que era un resultado algo fantasma, momentáneo. Y no soy resultadista, soy de sensaciones. Me he sentido más cómodo, pero falta. No estamos tan lejos de los demás pilotos a una vuelta, pero sí en carrera», explicó después el balear.

Logró su mejor tiempo en unos entrenamientos desde que viste de rojo. A pesar de ser cuarto, a pesar de quedar a más de ocho décimas de Pedrosa.

Todavía no ha domado a la Desmosedici. «No está para ganar». Espera mejoras para mitad de temporada y este pequeño avance le confirma el desgaste por el esfuerzo que está llevando a cabo en este principio de curso.