Neymar a su llegada al entrenamiento del Barcelona
Fútbol

Neymar se despide de sus compañeros, no se entrena y esta tarde podría volar a París

El futbolista acudió a la Ciudad Deportiva pero a la media hora abandonó las instalaciones y PSG ya le espera

SERGI FONT
BarcelonaActualizado:

Sigue mudo Neymar a la hora de dar a conocer su futuro pero sus actos hablan por sí solos. Este miércoles han quedado muy claras sus intenciones y ya solo es cuestión de horas que se formalice su salida y posterior fichaje por el PSG. Neymar, que ayer sobre las nueve de la noche aterrizó en la Ciudad Condal procedente de Shangai, donde ha estado representando al Barcelona en diferentes actos comerciales, estaba citado a primera hora de este miércoles junto al resto de sus compañeros para proseguir con los entrenamientos de preparación de esta pretemporada. Neymar ha acudido, pero para despedirse de sus compañeros antes de poner rumbo a París, donde se espera que en los próximos días pase revisión médica y sea presentado.

El futbolista llegó el último al vestuario, sobre las nueve de la mañana, pero lejos de cambiarse para saltar al campo de entrenamiento, lo ha hecho para reunir a sus compañeros y explicarles de manera definitiva y oficial que se marcha al PSG y que ya no volverá a jugar en el Barcelona esta temporada. Poco después, sobre las 9:35 horas, ha abandonado las instalaciones azulgranas rumbo a su domicilio particular. Ahora las especulaciones se centran en adivinar los próximos pasos del brasileño.

El Barcelona tenía pensado mantener hoy diversas reuniones con el futbolista y con su padre para definir su postura y tener claras sus intenciones. El club quería que Neymar se pronunciara, tanto si tenía pensado quedarse como si su decisión era irse. Esta reunión ahora ya no hará falta y se trasladará a los despachos jurídicos para establecer las cantidades pendientes de pago. No obstante, hasta que la cláusula de rescisión, de 222 millones, de euros no se deposite el la sede de la Liga no se podrá iniciar ningún trámite. No se descarta tampoco que tras la decisión de Neymar, se abra un periodo en el que el club azulgrana se avenga a negociar con el PSG la salida del futbolista para incrementar el precio a percibir. El PSG estaría a favor de pagar más dinero en un traspaso porque podría ahorrarse una cantidad en impuestos si lo hiciera a través del pago de la cláusula. De todas formas, el orgullo del club culé está herido y es poco probable que se siente a la mesa con Nasser Al-Khelaifi.

Ahora se espera el próximo movimiento de Neymar, que debería ser la firma de su nuevo contrato y presentación con el PSG, tras la preceptiva revisión médica. El paulista podría viajar esta misma tarde a París, donde cerraría todos los flecos que quedan pendientes pero hasta que no abone el precio de su salida no podrá efectuar nada. El Barcelona, mientras, ha depositado los 26 millones de euros que quedaban pendientes de cobro al padre de Neymar por la renovación de su hijo hace nueve meses ante notario. El club pretende evitar el pago al entender que éste se trataba por una renovación de cinco años y el futbolista solo ha cumplido uno. El culebrón Neymar parece llegar a su fin, aunque continuará en los despachos y en los juzgados.