Messi fue insuficiente ante el Liverpool
Messi fue insuficiente ante el Liverpool - AFP

Barcelona¿El momento de Xavi Hernández?

Bartomeu apunta contra todos. El Barça medita cambios drásticos en una plantilla que ha vuelto a repetir en Liverpool el fiasco de Roma. Valverde y varios jugadores están en la picota. Y el excapitán, en las quinielas

Barcelona Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Verano movido el que se vivirá en las oficinas de Arístides Maillol. Si la debacle de Roma el año pasado estuvo a punto de costarle el puesto a Ernesto Valverde a pesar de que ganaba el doblete (Liga y Copa) en su primer año en el banquillo culé, el ridículo sufrido en Liverpool amenaza con cambios drásticos a todos los niveles. Salvo Leo Messi, nadie está a salvo. «La Junta hará una profunda reflexión sobre lo que ha pasado aquí. Ahora estamos muy calientes. Ha sido otra noche nefasta», advertía Josep Maria Bartomeu, al que no le temblará el pulso. De hecho, la afición azulgrana pide que se corten cabezas y la que más riesgo corre es la del técnico, al que se considera el máximo responsable, con el agravante de que venía advertido de los sucedido en Roma.

Si atendemos a lo que reflejan la mayoría de encuestas realizadas por diarios deportivos, unos nacionales y otros afines al club culé, las culpas se las reparten mayoritariamente entre Valverde (60 por ciento) y la plantilla (35 por ciento). Al técnico se le achaca que repitiera el mismo once que en la ida en el Camp Nou a pesar de los problemas sufridos y lo engañoso del resultado, su incapacidad para leer el partido, la nula trascendencia de los cambios efectuados, que renunciara al estilo del equipo apostando por la brega (Arturo Vidal) en lugar del control (Arthur) o que siguiera apostando por Coutinho.

Xavi Hernández

A mediados de febrero, el Barcelona comunicó que se hacía efectiva la ampliación por un año más del contrato de Valverde. Decisión que puede convertirse en papel mojado a tenor de las sensaciones que hay ahora mismo en el seno de la junta, que debate entre la conveniencia de mantener al técnico o apostar por un proyecto nuevo que libere del conservadurismo del extremeño a la plantilla. Los gustos de la afición, en este sentido, irían por Xavi Hernández, que aunque ha comunicado que cuelga las botas para ser entrenador se formará la próxima temporada en el Al-Sadd, Jürgen Klopp y Ten Hag.

Pero el entrenador no es el único con un pie en el disparadero. Son muchos los jugadores que han quedado señalados y que difícilmente vestirán la camiseta del Barcelona la próxima temporada. El gran damnificado ha sido Philippe Coutinho, que ya mantenía el equilibrio en el precipicio. Su desencuentro con la afición le puso una cruz y el partido en Anfield le ha sentenciado. Bartomeu tratará de amortizar parte de los 160 millones invertidos y que no han dado el fruto esperado. El brasileño tiene mercado en la Premier aunque su rendimiento le ha devaluado considerablemente.

En la planta noble del Camp Nou también tienen presente el envejecimiento del equipo. En el once titular de Anfield había siete jugadores que superaban los treinta años (Piqué, Alba, Busquets, Rakitic, Arturo Vidal, Suárez y Messi) y solo uno tenía menos de 25 (Lenglet), Además, siete de ellos disputaron la final de la Champions ante la Juventus hace cuatro años, lo que indica lo poco que se ha renovado el equipo.

Sergio Busquets, Jordi Alba, Luis Suárez y Rakitic también salen malparados. El centrocampista catalán es el claro ejemplo del paso del tiempo en una plantilla que antaño reinaba en Europa. Metrónomo del equipo, Busquets empieza a sufrir más de lo habitual, pagando también la factura de los muchos minutos que juega. Jordi Alba, que le regaló dos goles al Liverpool, ha bajado su excelente rendimiento desde que renovó su contrato a principios de marzo. Además, es el paradigma de lo que sucede cuando no hay competencia en la lucha por una posición. Si la rivalidad te hace más fuerte, Alba no tiene ese acicate.

El club considera que la plantilla debe renovarse y que hay posiciones huérfanas de competencia. Una de ellas es la de delantero centro. Se comprobó una vez más ante el Liverpool cuando Valverde miró hacia el banquillo y solo encontró a Malcom y a Boateng, que no entran en sus planes. Nulo fondo de armario. Aquí el dedo acusador señala a Luis Suárez, cuyos problemas de rodilla han menguado su rendimiento en la presión. Además, el uruguayo ya acumula cuatro años (1.688 minutos) sin marcar fuera del Camp Nou en la Champions.

En cuanto a Rakitic, nadie discute su rendimiento desde que firmó por el Barcelona, pero la directiva necesita vender para ingresar dinero con el que acometer fichajes. El año pasado Valverde frenó su salida. La llegada de De Jong y la posible marcha del técnico le han dejado sin defensa.

La debacle puede salpicar incluso al propio Bartomeu, al que la afición no incluye en su malestar. Joan Laporta, anunció ayer que piensa presentarse a las próximas elecciones, en 2021, y cargó contra el actual mandatario: «Constatar una vez más que esta directiva ha abandonado la filosofía que hizo del Barça referencia mundial, y espero que los socios no se dejen enredar más».