Michael Phelps durante los Juegos Olímpicos de Río 2016
Michael Phelps durante los Juegos Olímpicos de Río 2016 - Reuters

NataciónMichael Phelps, de leyenda olímpica a pensar en suicidarse

Diez años después de sus éxitos en Pekín, el mejor nadador de la historia ha hablado sobre su lucha constante contra las depresiones

MadridActualizado:

«No quería estar vivo, pensé en el suicidio». Así han sido las declaraciones de Michael Phelps, el olímpico más condecorado de todos los tiempos, dos años después de su retirada, en una entrevista concedida a la CNN.

Detrás de una vida cargada de éxitos, en cuya cima brillan 28 medallas olímpicas, se esconde la larga lucha de Phelps contra sus propios fantasmas. Depresiones constantes durante su carrera hasta hoy.

«Creo que hay que entender que está bien no estar bien. Hace dos o tres semanas atravesé una recaída bastante fuerte. Esto es algo que va a continuar pasando en mi vida», ha confesado el exdeportista.

Sin embargo, ahora Phelps se encuentra en el punto álgido de su recuperación, gracias a la terapia y un apoyo fundamental: «Me comunico. Eso es muy importante porque sé cuando entro en una etapa de encierro. Mi esposa es mi todo, mi roca. Me ayuda en la vida cotidiana. Definitivamente no sería quien soy sin ella».

Tokio 2020

Por otra parte, Phelps se ha mostardo contudente en cuanto a su hipotética participación en los próximos Juegos Olímpicos, y su futuro: «He terminado mi carrera en un punto alto, pero ese capítulo está cerrado. Ahora me gustaría poder salvar una vida, si puedo».

Lo cierto es que el nadador tiene una nueva prioridad, y esta se encuentra lejos de las piscinas. Es su propia fundación. «Lo que estoy haciendo ahora es muy emocionante. Es difícil, desafiante, pero es divertido para mí y lo que me impulsa a salir de la cama todas las mañanas», ha sentenciado el excampeón olímpico.

Michael Phelps, padre de dos niños a sus 33 años, está dedicando sus días a la organización « MichaelPhelps», a la que destinó el millón de dólares que obtuvo como bonificación en las olimpiadas de Pekín. Ahora tiene una nueva carrera por delante, la de ayudar a aquellos con problemas de conciencia, depresión u otros de salud mental, algo que para el nadador es «más importante que ganar una medalla de oro».