Pons, durante la competición
Pons, durante la competición - AFP
Natación | Europeo de Glasgow

Joan Lluis Pons, bronce en 400 estilos

El nadador suma la segunda presea al palmarés de la natación española en los Europeos de Glasgow

Actualizado:

Antes de lanzarse a la piscina, la figura de Joan Lluis Pons se recorta menuda entre las de sus rivales. El balear, que apenas mide 1,69 de estatura, es un nadador atípico al lado del resto. Esa diferencia de envergadura se iguala en la piscina, donde Pons destila intensidad en cada brazada, capaz de enjugar los tiempos como ayer, cuando se subió al podio del Europeo de manera sorprendente en la final del 400 estilos. Segunda medalla para España en la piscina, que cierra el campeonato con un buen sabor de boca teniendo en cuenta la ausencia de Mireia Belmonte.

El español, que llegaba a la prueba con el sexto mejor tiempo de todos los participantes, dejó a un lado el crono para centrarse en la carrera. Tras un Mundial prometedor, en el que acabó décimo, Pons tenía claro que el Europeo debía ser un punto de inflexión en su carrera y lo demostró desde el principio. El mallorquín se colocó en tercera posición tras el segundo largo de espalda. Táctica agresiva, que muchos rivales pensaron que le haría ir perdiendo fuelle. No fue así, porque en cada cambio de estilo su confianza aumentaba. Ese podio que veía tan lejos cuando llegó a Glasgow, estaba al alcance de la mano. Con el húngaro Verraszto -oro al final- y el británico Litchfield -plata- cada vez más lejos, Pons comenzó a mirar hacia atrás, pero sin bajar un ápice el ritmo. Apurando cada metro como su fuera el último hasta tocar el borde de la piscina en tercera posición.

«Estoy muy contento, porque por la mañana lo veía muy complicado. Nadar tan pronto y el último día siempre es complicado. Nunca me había salido bien salir tan rápido como hoy, pero mira, ha salido bien. He sufrido, iba pensando que no podía más, pero todo ha merecido la pena», explicaba el balear nada más acabar la carrera.

Esa alegría se hizo aún mayor en el podio. Allí, su corta estatura no se notó. Feliz por estar por primera vez entre los tres mejores de Europa. Medalla que cierra el balance de España en Glasgow con cinco metales: la plata de Jessica Vall en los 200 braza, el bronce Pons en 400 estilos y los tres terceros puestos cosechados en la sincronizada por Pau Ribes y Berta Ferreras (2) y el bronce del equipo en rutina libre.