Las apuestas y los amaños de partidos siguen sumando culpables
Nikola Karabatic, imputado por estafa y encubrimiento de estafa por apuestas - reuters
corrupcion

Las apuestas y los amaños de partidos siguen sumando culpables

Tenis, fútbol, balonmano, cricket; ninguna disciplina se salva de las apuestas ilegales y de las condenas a jugadores

Actualizado:

Cayó un icono del deporte francés. Nikola Karabatic, ídolo de integración y de éxitos deportivos, fue inculpado de estafa y encubrimiento después de apostar a que su equipo, el Montpellier, perdía en el último partido de la liga pasada.

Junto al mejor jugador de balonmano también fueron inculpados su hermano, las novias de ambos y otros cinco jugadores, además del dueño del bar donde, supuestamente, se realizaron parte de las apuestas. «¿Que aposté? NO, no aposté. ¿Que si mi novia apostó? Sí. ¿Que si yo sabía algo de eso? Sí. ¿Por qué apostó? Ella sigue al equipo de Montpellier desde hace dos años y conoce nuestra situación: ya érmaos campeones, no jugaban cinco de nuestros jugadores y habíamos perdido en Nimes, el Cesson se la jugaba. En esas condiciones, nuestro equipo era frágil», se excusó por Facebook Nikola Karabatic, pero también añadió que las acusaciones por amañar el partido son demasiado graves: «Nos hacen quedar como matones a mi hermano y a mí. No tengo palabras. He dedicado mi vida al balonmano desde que nací, lucho por mi deporte y encontrarme en esta situación es una pesadilla», afirmó indignado el jugador de balonmano.

Los abogados defensores ya han anunciado que tomarán represalias contra la policía, pues alegan que los jugadores fueron provados de su libertad más tiempo del permitido y porque les aleccionaron a hablar cuando deberían permanecer en silencio. No obstante, en 2007, cuando jugaba en Alemania, también fue llamado a declarar por unas apuestas que, finalmente, no pasó a más.

Otros deportes

El fútbol, por ser el más seguido, también es el que más fama de corrupto conlleva. Siempre, a final de cada temporada, surgen los rumores de supuestos maletines que se entregan a equipos que no tienen nada que perder y que pueden salvar la categoría a otros. Y también, las apuestas.

Paolo Rossi fue condenado dos años sin jugar por comprar partidos, y solo una amnistía le permitió jugar el Mundial de España 82 en el que terminó pichichi. Ya en los 90, el Calcio entero se vio salpicado por compra de árbitros que adulteraron la competición y mandaron a Luciano Moggi a prisión durante cinco años. Y más recientemente, la supuesta red de apuestas ilegales que rodeó a la Segunda y Tercera división italiana. A finales de verano fue el mismo Buffon quien tuvo que defenderse antes las acusaciones de apuesta y amaño de partidos.

En tenis las penas fueron mayores para David Savic y Daniel Koellerer. Ambos fueron penalizados de por vida para la práctica deportiva por apostar en partidos en los que ellos mismos convenían el resultado. También Nikolay Davydenko estuvo implicado, pero fue declarado no culpable.