El peleador irlandés Conor McGregor tratará de recuperar su reinado en la UFC
El peleador irlandés Conor McGregor tratará de recuperar su reinado en la UFC - AFP

Artes Marciales MixtasConor McGregor lucha contra sus demonios

Después de ajustar cuentas con la Justicia estadounidense, el luchador irlandés peleará el próximo 6 de octubre en Las Vegas por el cinturón del peso ligero de la UFC frente a Khabib Nurmagomedov

Actualizado:

Pasar de ser un humilde fontanero que vive de las ayudas del Estado a formar parte de la lista Forbes, siendo uno de los deportistas mejor pagados del mundo -por delante incluso de Neymar o LeBron James- en menos de un lustro, no es una empresa fácil de gestionar. Este es el caso que le atañe a Conor McGregor (Dublín, 1988).

El peleador de artes marciales mixtas (MMA, por sus siglas en inglés) ha experimentado un ascenso meteórico gracias a sus innegables habilidades para desenvolverse dentro de la jaula, llegando a convertirse en el primer luchador que ha ostentado simultáneamente dos cinturones de campeón de la Ultimate Fighting Championship (UFC) en dos pesos diferentes, pluma y ligero, en la que es considerada la mejor liga del mundo en este joven deporte y que ha sido valorada como la empresa deportiva de mayor crecimiento del siglo XXI. Sin embargo, una inexplicable inactividad de casi dos años por parte del irlandés propició que la compañía estadounidense le confiscara el título de campeón por negarse a defenderlo. Y lo puso en juego. Así fue como el luchador ruso Khabib Nurmagomedov hizo suyo ese cinturón el pasado abril al vencer a Al Iaquinta por decisión unánime.

Pero, para fervor de los aficionados a las MMA, «The Notorious» McGregor ha vuelto. El próximo 6 de octubre Khabib defenderá el título del peso ligero frente al irlandés en el T-Mobile de Las Vegas, en lo que ya está catalogado como el combate «más grande» de todos los tiempos en las artes marciales mixtas, tanto por el altísimo nivel de ambos peleadores, el choque de estilos de lucha, así como por las astronómicas cifras sin parangón que van a rodear a esta pelea. Todo lo que toca McGregor lo convierte en oro, es por ello que nunca le faltan pretendientes en busca de un premio gordo con el que llenarse sus bolsillos. Cierto es que los números no llegarán a las ingentes cantidades que se movieron en el llamado «combate de los mil millones» que tuvo al irlandés y a Mayweather como protagonistas en la disciplina de boxeo, pero se estima que Khabib podría alcanzar los 10 millones de dólares y «The Notorious» los 20, cantidades inéditas en las MMA, donde los luchadores más privilegiados pueden contentarse con llegar a las seis cifras.

Nunca una batalla dentro del octógono había creado tantas expectativas. Y es que McGregor, experto en el «show» dentro y fuera del escenario de combate, supo cómo crear una atmósfera caldeada para que el morbo se disparase más aún, aunque ello le supuso acabar delante de un juez en Nueva York. Provocó un grave incidente en la previa del UFC 223 en el Barclays Center, donde arrojó un carrito metálico a un autobús repleto de luchadores de UFC, entre los que se encontraba Khabib, causando heridas a algunos de ellos, provocando la cancelación de varias peleas en ese evento, y por lo que fue detenido. Sin embargo, tras declararse culpable y ajustar cuentas con la justicia estadounidense, el irlandés tiene vía libre para volver a reinar en las MMA. Amado por unos, denostado por otros, el irlandés nunca deja indiferente a nadie. Ahora, McGregor vuelve para vencer a sus demonios. Esos que le impulsaron a adentrarse en el mundo de la lucha para defenderse cuando era acosado por sus compañeros de clase durante su adolescencia. Y para continuar regalando seguidores a las artes marciales mixtas, un deporte de apenas un cuarto de siglo de historia, que ha experimentado un crecimiento extraordinario y al que el irlandés ha ayudado a proyectar mundialmente con su manera de ser única.

En la contienda, que encabezará la cartelera del UFC 229 y de la cual se espera que supere los dos millones de ventas de PPV (pago por visión), estará de un lado Khabib, un ruso con un récord invicto (26-0), excelso en el uso de la lucha cuerpo a cuerpo. Del otro, el irlandés (21-3) cuyo potencial está basado en el golpeo con las manos, con una extrema precisión en el intercambio. Un peleador que cuenta la mayoría de sus victorias por KO. Es una incógnita el resultado de esta batalla deportiva, lo que parece seguro es que, una vez más, millones de personas estarán pendientes de McGregor. Vuelve el luchador más notorio de los últimos tiempos.