giro de italia - etapa 6

Caída y mala cara de Contador

El líder dio una voltereta a 200 metros y no pudo ponerse la maglia rosa en el podio. Se dislocó el hombro. Victoria de Greipel

Actualizado:

Cualquier obstáculo puede ser una sentencia en el ciclismo. Es así siempre desde tiempo inmemorial. El ciclismo es, en realidad, el tiempo que dedican los corredores a sortear contratiempos. De esto sabe algo Alberto Contador, que subió al podio del Giro a recoger su maglia rosa con muy mala cara. El cuerpo rígido, el hombro izquierdo inmóvil y hielo en las dos rodillas. Ni siquiera se pudo colocar el jersey de líder. Pidió a las azafatas que tuvieron cuidado con el beso. Una mala caída, pareció. Al madrileño se le dislocó el hombro y tiene un fuerte golpe en la rodilla derecha. Quiere tomar la salida mañana en el Giro.

Una jornada de apariencia tranquila y segura resolución al sprint acabó en crónica de sucesos por culpa de un espectador inconsciente. Apostado a doscientos metros de la meta, estiró el cuerpo por encima de la valla para captar la mejor foto y tiró a un ciclista, Danielle Colli, modesto del conjunto Nippo que terminó con el brazo izquierdo tronchado como una rama de un árbol. Colli casi pierde ese mismo brazo en 2010 ñpor un cáncer.

La caída de Colli tuvo un efecto dominó. Arrastró a otros ciclistas como quien traza una raya en la arena. El último, por la derecha, era Contador. Trató de frenar o al menos irse todo lo posible hacia su derecha, pero no pudo evitar una voltereta y una mala caída en el asfalto.

Entre tanto, ganó Greipel, su primer triunfo en el Giro 2015. Contador entró en la meta subido en la bici y con cara de circunstancias. Subió al podio muy serio, sin la alegría de su ubicación en la general. Gesto preocupado. Cogió el maillot rosa y lo guardó con la mano derecha. Toda la parte izquierda de su cuerpo estaba rígida como una tabla. De momento sigue, pero tal vez el golpe tenga consecuencias.