La nadadora Mireia Belmonte posa para ABC
La nadadora Mireia Belmonte posa para ABC - inés baucells
entrevista con mireia belmonte

Mireia: «Nunca miro las medallas, no sé ni dónde están»

Fuera de la piscina, a la nadadora badalonesa le sigue dando vergüenza que le pidan autógrafos por la calle

Actualizado:

Cuando se quita el bañador de competir, Mireia Belmonte solo es una badalonesa más de 22 años orgullosa de su ciudad y consciente de la realidad. «Una española más», afirma. Amiga de sus amigos de toda la vida, reconoce que no le sienta bien estar fuera de su familia. De su padre, de su hermano, y de su madre, que sí sabe dónde están las medallas. «Es la Mireia», símbolo de simpatía y sencillez en la tierra y sueños de campeona en el agua. [ Puedes ver aquí todas las fotos de la nadadora, que recibió a ABC en Badalona]

-¿Qué le dicen las medallas cuando se levanta por la mañana?-No las miro nunca. No sé ni dónde están. En algún cajón, supongo. No podemos vivir siempre del pasado, hay que ir siempre a por más.

-Un premio cuando le sale algo bien. -Hasta que no termina la competición, nada, después, chocolate.

-Un lugar para desconectar. -Mónaco. Es un país como de pin y pon, está todo super limpio. He ido un par de veces y el último día hacen una cena con la familia real en el casino y tienes que ir con traje y eso me gusta mucho. Es todo muy elegante.

-Un viaje que le gustaría realizar. -Bora Bora. Es el paraíso total. Vivir sin playa me cuesta. El año que estuve en Madrid lo pasé fatal.

-Un sueño. -El oro olímpico.

-Toalla al cuello, cascos y pie sobre el poyete. ¿Un ritual o una forma de relajarse antes de nadar?-Es una manía, pero también un sello personal. Algo que solo sea mío. Y los cascos es porque si no me quitaba uno no sabía cuándo tenía que salir.

-¿Se ha malinterpretado eso como algo de pijerío por su parte?-Nunca lo he sentido así. Lo que intento es introducir la moda en el deporte. Que la gente sepa que no están reñidos, que el deporte femenino no son chicas fuertes y sin arreglar.

-Una tienda para pasar la tarde.-Una de maquillaje. (A su madre): Tengo que comprar un expositor para los pintauñas.

-¿Cuántos tiene? -Ni idea. Pero más de trescientos seguro. Y colonias, y zapatos y bolsos.

-Lo más chic que lleve ahora.-Mi funda del móvil, un pintauñas gigante.

-Se llevaría a una isla desierta.-Un espejo, maquillaje y el iPhone.

-¿Y London? -Mmm. Dudo, pero sí, maquillaje.

-Tres adjetivos para definirse. -Disciplinada, luchadora, apasionada.

-¿En la vida y en el deporte?-Para mí son lo mismo.

-¿Se siente sola a veces? -Para bien y para mal es un deporte individual. Si estoy mal, el crono me lo dice, nadie me va a tapar.

-¿Qué tal van los estudios?-Voy a centrarme en ellos este año que no hay tantas competiciones. Quiero terminar publicidad y relaciones públicas y hacer un máster de moda que hay en la UCAM, que me da muchas facilidades para estudiar y entrenarme.

-¿Es su futuro? -Me gustaría, y creo que se me daría bien. Tengo muchas ideas en la cabeza, pero no sé dibujar. También me gustaría ser la imagen de una marca. Creo que los deportistas aportamos unos valores muy buenos para ello.

-¿Le tiene miedo a algo? -No. Antes le tenía a los peces, pero hoy he ido a pescarlos. Si le tengo miedo a algo, haré algo peor para que me resulte más fácil superar lo otro.