Coliseo Balear
Coliseo Balear - Efe

El tripartito de Palma insta al Gobierno regional a realizar una inspección conjunta de la plaza de toros

El Coliseo Balear acogerá un festejo taurino el próximo 9 de agosto para conmemorar el 90 aniversario de su inauguración

Josep Maria Aguiló
Palma de MallorcaActualizado:

La Concejalía de Modelo de Ciudad del Ayuntamiento de Palma ha instado a otras áreas del consistorio y a varios departamentos del Gobierno balear a realizar una inspección conjunta en la Plaza de Toros de la capital isleña para comprobar el cumplimiento con la normativa vigente.

Esta decisión ha sido tomada después de que recientemente haya sido programado para el próximo 9 de agosto un festejo taurino en el Coliseo Balear, para conmemorar el 90 aniversario de la inauguración de la plaza. Los organizadores han registrado ya la declaración responsable ante el consistorio. Será una corrida monstruo, cuyo cartel inicial estaba conformado por Morante de la Puebla, El Juli, José María Manzanares y Roca Rey, si bien este último finalmente no podrá participar, a causa de una lesión. Su sustituto será anunciado en principio este lunes.

Desde Modelo de Ciudad, que dirige la edil Neus Truyol, de MÉS, se controlará y supervisará tanto el estado de la plaza como que la actividad cumpla la normativa y los requerimientos legales previstos. Cabe recordar que en el presente mandato gobierna en Palma un tripartito integrado por el PSOE, Podemos y MÉS. El alcalde es el socialista José Hila.

Situación legal actual

El festejo taurino en la Plaza de Toros de Palma se celebrará ocho meses después de que el Tribunal Constitucional hubiera dictado en diciembre del pasado año una sentencia en la que anulaba los artículos más restrictivos de la Ley de regulación de las corridas de toros y de protección de los animales en las Islas Baleares, coloquialmente conocida como la ley de toros «a la balear». Dicha norma no prohibía expresamente las corridas de toros en el Archipiélago, si bien establecía que no se podía maltratar, herir o matar a las reses, además de otras limitaciones.

La citada ley fue aprobada en julio de 2017 por el Parlamento regional y validada un mes después por el Ejecutivo presidido por la socialista Francina Armengol. El Gobierno central, que hace dos años presidía Mariano Rajoy, presentó en su momento un recurso ante el Constitucional contra «determinados preceptos». Finalmente, como se ha indicado ya, el Órgano de Garantías dictó a finales de 2018 una sentencia sobre esta cuestión, en la que señalaba que «la ley de las Islas Baleares efectúa una regulación con tal grado de divergencia o separación del uso tradicional que hace imposible reconocer las características nucleares de la corrida de toros que ha protegido el Estado».

En ese contexto, la Concejalía de Modelo de Ciudad del Ayuntamiento de Palma ha solicitado ahora la realización de inspecciones por parte de las áreas municipales de Urbanismo y de Bienestar Animal, así como también por parte de la Consejería de Salud y de la Consejería de Agricultura del Gobierno autonómico, que de nuevo preside Armengol. Asimismo, se ha instado a la Policía Local y a la Policía Nacional a garantizar que se controlen todas las medidas y requisitos que marca la ley, especialmente en lo referente a la prohibición de la entrada de menores y el consumo de alcohol en el Coliseo Balear.