Fortes, en un momento de la dramática cogida
Fortes, en un momento de la dramática cogida - Paloma Aguilar
Feria de Otoño

Horrible cogida a Fortes y oreja a Pablo Aguado, pura escuela sevillana

El malagueño sufre fractura de peroné, de la que será intervenido en los proximos días

Con una descucida corrida de Victoriano del Río, Talavante queda a la espera de su próxima cita en el sorteo de Las Ventas

MadridActualizado:

Con la Plaza casi llena, comienza esta Feria de Otoño: pasará a la historia como la primera (¿la única?) en la que se han sorteado los toros y las combinaciones. Los toros de Victoriano del Río no dan el juego esperado; Fortes sufre una impresionante cogida; Aguado corta una merecida oreja.

Lamentando la ausencia del herido Ureña, aplaudo que lo sustituya Pablo Aguado, que confirma su alternativa. Recuerdo su faena, una de las mejores de la Feria de Abril. Desde entonces, apenas ha toreado, sólo cinco festejos. ¿Por qué? Me lo preguntan unos amigos sevillanos y no sé darles respuesta: es un ejemplo claro de injusticia. Con tan escasa experiencia, ¿estará preparado? Se juega mucho, esta tarde. Recibe, meciendo con garbo el capote, al primero, que flaquea; los remates a una mano, pura escuela sevillana, encantan también en Madrid. A las gaoneras «al tragantón» de Talavante, replica –y mejora– con primorosos delantales. El toro tiene movilidad pero las fuerzas justas y, por eso, se cierne, con peligro. Muletea con naturalidad y torería pero el toro se para y el éxito se frustra.

Alejandro Talavante, en un pase de pecho mirando al tendido
Alejandro Talavante, en un pase de pecho mirando al tendido - Paloma Aguilar

Talavante es la única primera figura que se ha apuntado a esta Feria. (Cada uno con su estilo, han manifestado su rechazo El Juli y Morante; este último, le dijo a Lorena Muñoz una de sus frases enigmáticas: «¿Apuntarme al sorteo? Depende del pito y la pelota…»). Tiene mérito Talavante, sin duda, pero también lo necesitaba porque ha toreado muy poco, para su categoría, sea por su cambio de apoderado o por poner condiciones excesivas. Apuntarse a estas dos tardes, en Las Ventas, es una fuerte apuesta. Protestan el segundo, también flojo, de extraño nombre («Jaceno» es un salsa picante de Jamaica). Bien, Trujillo, en banderillas, como siempre. Sin probaturas, Talavante hace el «cartucho de pescao», liga con facilidad naturales (su mejor arma). Algunos muletazos son buenos pero no todos. La faena es desigual, surge cierta división. Sube, al final, por quedarse muy quieto. Mete la espada con facilidad, algo desprendida, pero a la segunda.

Veo a Fortes, este año, más seguro, sin perder su impávido valor. Al tercero, que se pega una costalada, lo brinda con un largo discurso, al micrófono. (¿Por qué no se conecta esto a los altavoces de la Plaza? ¿No tienen derecho los espectadores a enterarse de lo que dice, tanto como los de la tele?). Plantado en el centro, lo engancha, corre bien la mano, mientras el toro repite, pero pronto se apaga y la verticalidad no emociona. Mata de un feo sablazo.

Pablo Aguado recibe genuflexo al toro de su confirmación
Pablo Aguado recibe genuflexo al toro de su confirmación - Paloma Aguilar

El cuarto es un «Ebanista» bizco, recibido con pitos y su comportamiento no mejora la acogida. Estalla la tormenta porque el presidente no lo cambia. La tarde no remonta: crece la cólera, las esperanzas menguan, diría Cervantes. Cuando el toro se cae, el personal se desentiende de los muletazos y se consuela increpando al presidente. (¡Si pudieran hacer lo mismo con los políticos que yo me sé!). Talavante desiste y, como no ha hecho faena, mata sin estrecharse.

El quinto se derrumba: tarda el presidente demasiado en cambiarlo. Mourinho diría, con su simpático acento portugués: «¿Por qué, por qué?». El sobrero, de Mayalde, es más toro. La voluntad de Fortes se estrella contra la sosería de la res. Al entrar a matar por tercera vez, sufre un tremendo volteretón, lo llevan a la enfermería: felizmente, no sufre cornada pero sí una lesión, pendiente de estudio.

Fortes, cogido al enterrar la estocada
Fortes, cogido al enterrar la estocada - Paloma Aguilar

El sexto, mucho más serio que sus hermanos (fue sobrero en Pamplona), renquea de los cuartos traseros y derrota, violento. Sin amilanarse, Aguado vuelve a lucir su estilo clásico en muletazos de buen trazo. Al final, buscándole las vueltas, improvisando, logra pases suaves. Acaba toreando de frente, puro estilo sevillano (lo afea con la tontería de mirar al tendido) y mata bien: justa oreja. Ha dejado una excelente impresión y las ganas de volver a verlo.

Postdata. Aplaudo la noticia de la concesión del premio Ciudad de Sevilla a Miura. Como decía el maestro Antonio Burgos, si todas las tradiciones valiosas españolas se hubieran conservado como la de los miuras, mejor nos iría…

MadridActualizado:Actualizar

Sexto toroCorchero, número 62, negro listón, de 604 kilos. Cuando apareció el sexto, la gente seguía pendiente de Fortes. Mientras tanto, Aguado hizo una buena faena, bien rematada, que le valió una oreja.

Quinto toro
Quinto toro

Quinto toroLastimado, número 5, negro listón meano, de 575 kilos. Pierde los cuatros traseros y también lo protestan. Asoma el pañuelo verde y, tras la brillante "faena" de Florito, sale un sobrero de Conde de Mayalde, Estafador, un castaño de 580 kilos. Se dobla Fortes con el toro con buenos modos, pero el remiendo tampoco vale. Por el izquierdo parece que quiere tomarla. Suena un grito de ¡Viva España! Pincha Fortes. Otro pinchazo. En el tercer encuentro entierra un espadazo y lo coge de manera terrorífica. Se ceba el toro con Fortes. Lo coge para matarlo. En la arena se ceba con él en una de las escenas más espantosas y dramáticas de la temporada. De la enfermería, donde están sus familiares, apoderado y más cercanos, llegan noticias que confirman un milagro en la calle Alcalá. ¡No lleva cornada! Podría tener alguna lesión.

Cuarto toro
Cuarto toro

Cuarto toroEbanista, número 175, negro listón, de 551 kilos. Piden su devolución. Renquea y va de lado. Pero el presidente lo mantiene. Gritos de ¡fuera del palco! Breve la faena de Talavante, al que sueltan alguna guasa: ¿para esto el bombo? Las figuras son responsables de la presencia, no del juego... Abrevia el extremeño, al que le queda el cartucho de Adolfo dentro de una semana. Dos pinchazos y estocada. Pitos.

Tercer toro
Tercer toro

Tercer toroFrenoso, número 73, negro, de 529 kilos. Largo parlamento de Fortes en el brindis a los micrófonos de Movistar Plus. Se derrumba en la muleta de primeras y huye luego, hasta que lo recoge en los medios. Mete la cara luego, pero puntea con genio, algo andarín. Hay muletazos con mucha verdad, pero la faena es desigual aunque aquello no acaba de levantar vuelo pese a que el toro da opciones. Estocada. Silencio.

Segundo toro
Segundo toro

Segundo toroJaceno, número 41, negro listón, de 541 kilos. Nada sobrado de trapío, sonaron algunas protestas. Para colmo, manseó en el caballo. Valeroso quite de Fortes, algo largo para no ser su toro. Buen tercio de Juan José Trujillo en banderillas. Estaba la plaza casi dormida cuando Talavante se dirigió hacia el toro y le presentó su izquierda. Rugió Madrid. Solemne el de pecho en la siguiente. Y con personalidad los derechazos, aun sin estrecheces ahora y algo acelerado por momentos con un toro que transmite. Le gritan: "Talavante, digan lo que digan, eres grande, grande". Baja la mano en los derechazos, aguanta un parón eterno y mira desafiante al tendido en el de pecho. Locos los tendidos entonces. Fantástica la siguiente ronda zurda, bajando la mano y aprovechando la obediente embestida, pese a no humillar del todo, casi siempre a media altura. Busca la colocación y Madrid lo agradece. Acaba a milímetros de los pitones, con majestuosidad y soberbia, con esa mirada suya al público. Pinchazo y estocada. Saludos tras leve petición.

Primer toro
Primer toro - Fotos: Plaza 1

Primer toroSale Bolero, número 156, negro, de 523 kilos. Pablo Aguado gana terreno en los lances del saludo al primero, armónico. Quita por chicuelinas gráciles. Y entra en acción Talavante por gaoneraas. Responde Aguado por tres bellos delantales y una buena media. Fenomenal Aguado con el capote. El sevillano brinda la faena de su confirmación de alternativa al cielo. Le da distancia y lo conduce con clásicas formas. Buenos modos los del confirmante, con gusto, aunque el toro es flojo de remos y a veces se defiende. Estocada trasera y tendida. Saludos.

PaseílloHacen el paseíllo Talavante, de tórtola y oro; Fortes, de tabaco y oro, y Aguado, de marifl y oro. El extremeño sualuda una fuerte ovación.

TiempoEl tiempo es fabuloso, con temperaturas máximas de 30 grados y mínimas de 20.

AmbienteMucho ambiente alrededor de la plaza. Se prevé una magnífica entrada y que, al menos, se roce el lleno. Pese a que ha habido algunas devoluciones, el goteo en taquilla no paraba a lo largo de la mañana. Y los abonos habían alcanzado los 16.000. La presencia de Talavante como figura de la Feria, y torero de Madrid, ha despertado mucha expectación. Todavía se pueden adquirir entradas en las taquillas, que permanecerán abiertas hasta la hora del festejo.

SorteoEsta mañana se han sorteado los toros de Victoriano del Río que saltarán al ruedo esta tarde. Abrirá plaza «Bolero», con el hierro de Toros de Cortés. También el cuarto pertenece a esta divisa. Los sobreros son de Conde de Mayalde.

Cartel¡Buenos tardes! Comienza la Feria de Otoño, conocida popularmente como «la del bombo». Todo está listo ya para que a las seis en punto suenen clarines y timbales. Quisieron las bolitas de la fortuna que lidien la corrida de Victoriano del Río Alejandro Talavante, Fortes y Paco Ureña, aunque este último -por una grave cornada en el ojo- ha tenido que ser sustituido. Ocupa su puesto Pablo Aguado, que confirma la alternativa. ¡Suerte para todos! Y ¡fuerza Ureña!