La evolución del traje de torear
Enrique Ponce, con un diseño de Caprile en la Goyesca de Ronda de 2010 - abc

La evolución del traje de torear

De los atuendos de cuero y ante, a la introducción de bordados y alamares. Los destellos del vestido de luces han experimentado grandes variaciones

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Siglos atrás han quedado aquellos trajes de torear hechos de cuero o ante, más resistentes a las cornadas. El vestido de luces ha experimentado una importante evolución hasta llegar al «chispeante» de hoy.

Fue Joaquín Rodríguez «Costillares» el primero en pedir, en 1793, a la Maestranza de Sevilla que los diestros de a pie usaran galones de plata, privilegio del que ya gozaban los picadores, antiguamente con más rango que los lidiadores. Así lo subraya el escritor Paco Delgado en su obra «Los colores del toreo» (Bellaterra), prologada por François Zumbiehl y con imágenes de Juan Pelegrín.

La regeneración del traje torero avanzó posteriormente con Francisco Montes «Paquiro», nacido en 1805. «En el primer tercio del siglo XIX, según recoge Antonio Velasco, cronista de la villa de Madrid, el indumento de los toreros era análogo al de la manolería: "Chupetín y calzón corto, camisa blanca adornada con lujosa chorrera; capa o capote con mangas, faja de seda, zapatos con hebilla de plata, redecilla cubriendo la cabeza y sombrero de los llamados de medio queso"», cuenta Degado en este fabulo libro, libro, regado de anécdotas y curiosidades.

La llegada de los alamares

Paquiro aportó lujo al terno: «Introdujo el uso de las borlas o machos, alamares y lentejuelas para regarcar un vestido de torear que cada vez se va haciendo más complicado en su composición y adorno, olvidándose ya definitivamente el uso de ropa corriente para intervenir en una función de toros». Además, acortó la chaquetilla, con oberturas en la axila para moverse mejor, y ensalzó las hombreras. Usó el raso como fondo de chaquetilla y se enriquecieron los bordados, además de incorporarse los alamares. «La taleguilla se ceñía perfectamente a la pierna y, sobrepuestas, llevaba amplias bolas bordadas, y se sujetaba a la pantorrilla con unos cordones que acababan rematados en unas borlas».

El elemento imprescindible de la indumentaria: la montera, «toque de distinción que tuvo como origen el deseo de lidiadores plebeyos de emular a nobles y caballeros que alanceaban toros y que se cubrían y protegían con cascos». La montera está hecha de terciopelo o felpa de color negro.

De este modo, se llegó al traje de luces actual -fabricado sobre todo con nailon y poliéster-, compuesto por chaquetilla, chaleco, taleguilla, camisa, medias, montera y zapatillas. Incluso hay toreros que se inspiraron en diseños de Picasso, caso de Luis Miguel Dominguín, y otros que encargaron sus modelos a figuras de la moda, como Cayetano, con uno de Armani, o Enrique Ponce, con uno de Lorenzo Caprile.

La gama de colores y bordados es amplia. Pero es merece otro capítulo.