Kundera vuelve con «Un encuentro», un ensayo sobre el arte y la existencia
Milan Kundera, en una imagen de archivo / AFP

Kundera vuelve con «Un encuentro», un ensayo sobre el arte y la existencia

EFE | MADRID
Actualizado:

Tras cuatro años de silencio, el escritor checo, afincado en París, Milan Kundera vuelve al panorama editorial con un ensayo en el que reflexiona sobre sus creadores favoritos y sobre los temas que están soterrados en sus novelas: el exilio, la literatura, la pintura, la música, la muerte, la memoria o la guerra.

"Un encuentro" es el título del libro que, editado por Tusquets, aparecerá esta semana en las librerías. Y, en él, el autor de "La insoportable levedad del ser" habla sin pelos en la lengua y sin acomodarse a conceptos políticamente correctos sobre sus creadores preferidos, situándolos en el marco que él cree correspondiente.

Milán Kundera (Brno, 1929), que vive en Francia desde los años 70, cuando se exilió, acaba de cumplir 80 años y sigue siendo totalmente reacio a dar entrevistas. Con una vida en París marcada por el deseo de anonimato, el escritor se vio envuelto en la polémica a finales del pasado año, cuando un semanario checo le acusó de haber traicionado y delatado en 1950 a un joven anticomunista y de haberle entregarlo a la policía del régimen. El autor de "El libro de los amores ridículos" negó la acusación y exigió una rectificación a la publicación.

De "Cien años de Soledad", de Gabriel García Márquez, escribe que es el fin de la gran novela. "Tengo la impresión de que esta novela, que es una apoteosis del arte de la novela, es a la vez un adiós dirigido a la era de la novela".

También Kundera deduce que los protagonistas de las grandes novelas no tienen hijos. "Apenas un uno por ciento de la población no tiene hijos, pero al menos un cincuenta por ciento de los grandes personajes novelescos salen de la novela sin haberse reproducido". "Ni Pantagruel, ni Don Quijote tuvieron descendencia. Ni Valmont, ni la marquesa de Merteuil..., ni Werther. Todos los protagonistas de Stendhal carecen de hijos, al igual que muchos de Balzac y Dostoievski. Y, en el siglo que acaba de terminar, Marcel Proust y todos los grandes personajes de Musil", escribe Kundera.

Exilio, un hecho liberador

Para hablar y reflexionar sobre el exilio, Milan Kundera trae a sus páginas a la poeta checa Vera Linhartova, quien plantea el exilio como un hecho liberador: "Por tanto elegí un lugar donde quería vivir y también elegí la lengua en la que quería hablar". Rabelais, Stravinsky, Janácek, Schönberg o Beethoven son otros de los favoritos del autor del "Libro de la risa y el olvido".

La crueldad, la belleza, la emoción, la sentimentalidad, o lo que debe provocar el arte, son otros de los muchos elementos de reflexión que trata el escritor y que cruzan los nombres y hechos más importantes del siglo XX, como las dos Primaveras, la de París y la de Praga.