Manel Navarro junto a los integrantes de su grupo que lo acompañarán sobre el escenario de Kiev
Manel Navarro junto a los integrantes de su grupo que lo acompañarán sobre el escenario de Kiev - EFE
Eurovisión

Manel Navarro, rumbo a Kiev: «Este año llevamos los deberes hechos»

El representante español en Eurovisión se despide antes de ir a Ucrania con una promesa: si gana, se rapará la melena al cero

BARCELONAActualizado:

Al mal tiempo, buena cara. La aventura de Manel Navarro en Eurovisión es una historia repleta de críticas, desaires y polémica. Un viaje a contracorriente donde el representante español ha tenido que ganarse poco a poco el cariño de los eurofans después de su polémica elección bajo acusaciones de amaño. Como una alegoría de esta agitada experiencia, su despedida organizada a la orilla del mar en Barcelona vino acompañada de frío y lluvia. Un desapacible día que, lejos de aguar la fiesta, Manel salvó mostrándose cercano a la prensa y seguro de sus posibilidades a menos de 24 horas de poner rumbo a Kiev. «Estoy un poco nervioso. Hasta hace unos días estaba tranquilo, pero ahora que lo veo tan cerca ya hay noches que me cuesta dormir», admite el joven de 21 años. «Estoy contento con el trabajo que hemos hecho y vamos a Ucrania con los deberes hechos».

TVE arropa a su artista y cree en sus opciones. «Vamos a quedar mejor que el año pasado», señala Julia Varela, que lleva dos años retransmitiendo el festival junto al veterano José María Íñigo. «Manel tiene una voz muy bonita y su canción anima y contagia la alegría». También tendrá el apoyo de sus inseparables amigos, que lo acompañarán sobre el escenario como integrantes de la banda que hará realidad su «Do it for your lover». Las casas de apuestas y los vaticinios de los fans no le auguran un gran resultado, pero entre tanto nubarrón y tempestades, Manel se siente optimista. «En mi actuación habrá mucha playa, mucho surf. También sol y alegría». Por ahora, ha dicho adiós haciendo el «shaka», el saludo de los surferos, y con una promesa: «Si gano, me raparé el pelo al cero».

- ¿Da vértigo enfrentarse a algo tan importante como es Eurovisión? Sobre todo teniendo en cuenta que llevas meses prepárandote para algo que va a durar sólo tres minutos

- Sí, es un trabajo brutal durante tanto tiempo para algo tan rápido. Pero Eurovisión no es solo eso. La promoción que estoy haciendo y todas las oportunidades que me está dando ya lo compensan. Ahora queda la actuación, que es lo más importante. Pero voy contento porque creo que hemos hecho un gran trabajo previo y todo va a salir bien.

- ¿Tienes la tranquilidad de que cuando llegues se va a respetar todo el trabajo planificado? Anteriores representantes como Barei o Edurne no quedaron muy conformes con las puestas en escena que se idearon para su actuación...

•Llevamos los deberes hechos. Cuando vimos los ensayos de los dobles, avisamos de que la realización televisiva no es como habíamos acordado. Rápidamente contactamos con la televisión ucraniana y esperemos que el viernes en el primer ensayo ya esté todo arreglado.

- Las casas de apuestas siguen sin confiar en tu candidatura. ¿Te ves con opciones de ganar pese a todo?

- Yo voy a hacer lo posible para ganar. Quedar entre los diez primeros sería, de todos modos, un gran resultado y del 10 al 15 no estaría nada mal.

- ¿Y del 16 para abajo?

- No, tampoco sería un fracaso. El resultado depende de muchos factores. Puedes hacer una actuación memorable y quedar mal o hacer una actuación irregular y terminar en muy buena posición. No es algo que preocupe, la verdad.

- ¿Sigues viendo a italia como gran rival para el triunfo?

- Sí, creo que es el favorito. Pero en Eurovisión siempre hay sorpresas que nadie espera y ojalá este año España sea quien protagonice ese momento inesperado.

- ¿Te sientes ahora más arropado por los eurofans españoles que cuando fuiste elegido? Tu polémica elección como representante abrió una importante brecha

- Yo me siento arropado desde el principio. Siempre he dicho que los comentarios positivos son más numerosos que los negativos, aunque hagan más ruido. Pero tras la participación en el concierto de La Riviera de Madrid, es cierto que me siento más respaldado.

- ¿Cómo viviste ese momento? Fue tu primer encuentro con los eurofans tras la preselección. ¿Tenías miedo de que te volvieran a abuchear?

- No esperaba que pasara nada malo. Cuando terminé de cantar, me sentí muy feliz y espero que se siga haciendo en próximos años.

- ¿Va estar tu familia apoyándote en Kiev?

- SÍ, Vienen 11 familiares conmigo. ¡Casi toda la familia Navarro!. Mi padre, mi madre, cuatro tíos, cuatro primos y el novio de una prima. Todos con camisa hawaiana y en pitillos (ríe).