Chillida regresa a Londres dos décadas después
Sala de la galería con cuatro esculturas de Chillida - GALERIA ORDOVAS

Chillida regresa a Londres dos décadas después

La galería Ordovás, en colaboración con la familia del escultor vasco, reúne desde hoy y hasta el 27 de julio, una selección de esculturas y obras sobre papel

ABC.es
Actualizado:

La galería Ordovás de Londres presenta, desde hoy y hasta el 27 de julio, la primera monográfica dedicada a Chillida en Londres desde hace casi veinte años. «Chillida: Entre el hierro y la luz», organizada en colaboración con la familia del artista, reúne esculturas realizadas en acero y en alabastro junto a obras sobre papel y materiales de referencia procedentes del archivo del artista.

«Hace ya tiempo que no se realizaba una exposición de Eduardo Chillida de estas características en Londres, y para esta especial ocasión hemos seleccionado, junto a Pilar Ordovás, un conjunto de obras, todas ellas estrechamente relacionadas con el interés de Chillida por la obra pública, y, por tanto, con temas como la escala. Para la familia Chillida es un placer el haber contado con Pilar Ordovás y con su galería para mostrar esta serie de obras», comenta Ignacio Chillida, hijo del artista.

De «experiencia única» califica la galerista española haber podido colaborar con la familia del artista en la organización de esta exposición: «Mirar la obra de Chillida a través de los ojos de sus hijos y nietos ha sido algo revelador y considero un gran honor haber podido seleccionar, junto a su familia, las obras de esta exposición y tener la oportunidad de presentar su trabajo a una nueva generación de coleccionistas, fortaleciendo aún más el conocimiento de la obra de Chillida a escala internacional».

Interés por la escultura pública

Se exhibirán cuatro esculturas. La más espectacular es «Basoa IV», pieza forjada en acero en 1990, de 108 centímetros de altura y casi 1.500 kilos de peso. Las otras tres, más pequeñas, son «En el límite I» (1995), «Idea para un monumento II» (1994) y «Begirari III» (1994). Chillida tenía una preferencia especial por el alabastro, ya que la luz logra penetrar este material. La serie que lleva por título «Lo profundo es el aire», inspirada en un verso del poeta Jorge Guillén, incluye «Arquitectura heterodoxa III», un alabastro tallado en 2000. Junto a ella se exponen otras dos piezas también de alabastro, ambas de 1966.

La obra de Chillida es internacional. Está presente en los mejores museos y colecciones privadas de todo el mundo. Cuenta con más de cuarenta y siete esculturas públicas instaladas en disintos países: entre ellas, su homenaje a la reunificación alemana, «Berlín» (1999).