Una mujer observa el cuadro, «Joseph espantó al tañedor de bandura con su Stuka», de la colección «La Sra. Lenin y el ruiseñor» del pintor alemán Georg Baselitz, durante la presentación de la exposición «Historias de la Historia»
Una mujer observa el cuadro, «Joseph espantó al tañedor de bandura con su Stuka», de la colección «La Sra. Lenin y el ruiseñor» del pintor alemán Georg Baselitz, durante la presentación de la exposición «Historias de la Historia» - EFE

Baselitz contra Twombly

El Guggenheim estrena temporada con «Historias de la Historia», de su colección permanente

Actualizado:

El Museo Guggenheim de Bilbao tira de fondo de armario y estrena el año 2013 con dos de las series sustanciales de su colección permanente “Nueve discursos sobre Cómodo”, del pintor estadounidense Cy Twombly y “La señora Lenin y el Ruiseñor”, del alemán Georg Baselitz, confrontadas por primera vez entre sí hasta el próximo 19 de mayo.

Comisariada por Petra Joos, directora de actividades artísticas del museo, en “Historias de la Historia” incide en las narrativas personales de estos dos artistas que se apropian de acontecimientos históricos, no para readecuarlos a su libre interpretación, sino como mero pretexto desde el que explorar su visión de artista, dotada de “un lenguaje cargado de gestualidad”, señaló la comisaria.

Baselitz contra Twombly. O Twombly contra Baselitz. El de las salas 305, 306 y 307 es un diálogo en gran formato sobre el proceso artístico en sí. “Aquí no nos encontramos en la escena política o social”, ha insistido la responsable de la muestra. Fascinados por episodios concretos de la Historia con mayúsculas, los dos autores se explayan en sus grandes series sobre la creación de arte.

«Nueve discursos sobre Cómodo» (1963)

En concreto, Twombly (Virginia, 1928- Roma, 2011) se adentra en el “adn” histórico de Italia –“soy un pintor mediterráneo”, se dijo-, fuertemente dominado por la mitología y literatura clásicas. Rescata para el lienzo la figura del emperador romano Aurelio Cómodo (s.II d.C) y en su propio asesinato, en un conjunto de nueve piezas en el que la locura y crueldad del personaje se desata en estallido de color sobre fondo gris.

«La señora Lenin y el Ruiseñor» (2008)

Baselitz (Sajonia, 1939) utiliza para su discurso creador a los dictadores Lenin y Stalin, retratados el primero como la señora Lenin, tocado con falda y zapatos de tacón, en alusión a su pasión por disfrazarse, mientras que el segundo cobra maneras de ruiseñor, dada su afición por el canto y la poesía. Se guarda toda la secuencia narrativa con las figuras masculinas invertidas, de pies a cabeza, limitando de nuevo el peso de la historia, ahora en minúsculas.