Interior de la Cueva de las Estalactitas
Interior de la Cueva de las Estalactitas

La temperatura de Altamira sube entre medio y un grado

El patronato, reunido hoy, prosigue con el mismo número de visitas experimentales a las pinturas rupestres, aunque se estudian diferentes modos de regularlas: desde pararlas unos meses a dividir los grupos

Actualizado:

El Patronato del Museo Nacional y Centro de Investigación Altamira, reunido ayer en Santillana del Mar, anunció la posibilidad de que se produzcan variaciones en el protocolo de visita a la Cueva. El lugar, al que podrán seguir asistiendo unas 250 personas al año, sufre una mayor condensación en los meses de primavera, por lo que se baraja la opción de concentrar las visitas entre junio y febrero. Según José María Ballester, coordinador del Plan Preventivo y de Conservación de la Cueva, se ha producido una leve subida de la temperatura de la Cueva de entre medio y un grado. La habitual es de 13,8 grados.

Además, según abordó ayer el Patronato de Altamira, se va a experimentar con el formato de las entradas, que se mantedrán de momento como en la actualidad: cinco visitantes cada viernes, elegidos por sorteo. Pero con una variación, dividiendo el quinteto de visitantes para que accedan primero tres personas junto a un guía del museo y, unos 15 minutos después, cuando se airee la cavidad, entren los otros dos, acompañados por el correspondiente guía. El objetivo es reducir el tiempo de estancia en el interior de la Cueva.

Éstas son algunas de las propuestas de la Comisión de Seguimiento del Plan de Conservación Preventiva de Altamira, que aprobó ayer el Patronato. En la reunión se anunció la inversión estatal de 4,5 millones de euros en las instalaciones museísticas en 2017 y 2018, año en el que también se impulsará la apertura de la cueva de las estalactitas, ubicada junto a Altamira. Asimismo, dicha comisión ha acordado una nueva hoja de ruta que priorizará proyectos que permitan profundizar en el conocimiento del efecto del agua, ya que «es necesaria en la conservación de las pinturas, pero al mismo tiempo causa un arrastre de las mismas».