Ana Frank, no apta para menores
Ana Frank. / Archivo
curiosidades

Ana Frank, no apta para menores

Los padres de unos escolares de Michigan consideran inapropiados 'Los diarios' de la niña judía por algunos pasajes eróticos

Actualizado:

La gran cronista del Holocausto es sospechosa de pornografía. Ahora los guardianes de la moral han descubierto aspectos inéditos del libro que les sublevan. Se trata de algunos párrafos en los que la autora se refiere a su cuerpo en pleno desarrollo, a su menstruación y -aquí está lo que escandaliza a los pudibundos- su necesidad de palparse los senos por las noches. Los progenitores de los escolares de Norhville, en Michigan (Estados Unidos), han visto en algunas de estas líneas descripciones demasiado atrevidas e incluso "pornográficas", circunstancia que las hace poco apropiadas para sus hijos.

Según informa 'The Huffington Post', la escuela de Northville anda un tanto revolucionada. Gail Horalek, una madre de una estudiante, ha puesto el grito en el cielo al ver cómo su hija se lamentaba de una lectura que resultaba algo procaz para su edad. "A veces por las noches, siento una terrible necesidad de palparme los pechos y de oír el latido tranquilo y seguro de mi corazón", escribió Ana Frank. Este pasaje fue suprimido por el padre de la escritora, Otto Frank, quien expurgó del manuscrito los aspectos más escabrosos y arrancó las hojas que contenían comentarios ácidos contra el matrimonio, reflexiones excesivamente personales, como las que acreditan los resquemores que albergaba la autora hacia la figura de su madre, y las referencias sexuales explícitas. Estas partes proscritas pudieron recuperarse cuando se publicó de manera íntegra la obra con motivo del 50 aniversario del fallecimiento de la escritora.

Uno de esos fragmentos salvados del celo censor del padre de Ana Frank rompe con la imagen angelical que ha ido destilando la historia. En un tono confesional, la muchacha va desvelando su intimidad, en la que anidan inquietudes sexuales turbadoras para una adolescente como ella. "Inconscientemente, ya había tenido sensaciones similares, porque recuerdo una vez en que me quedé a dormir en casa de Jaque y que no podía contener la curiosidad de conocer su cuerpo, que siempre me había ocultado, que nunca había llegado a ver. Le pedí que, en señal de nuestra amistad, nos tocáramos mutuamente los pechos. Jaque se negó".

'Los diarios de Ana Frank', en la que niña judía dejó testimonio de su escondite en Ámsterdam con el fin de pasar inadvertida junto a su familia de la persecución de los nazis, es una lectura recomendada para los colegiales estadounidenses, especialmente los chavales de 12 y 13 años. Horalek y otros padres demandan ahora a los centros escolares que recaben su opinión antes de aconsejar esta lectura. Hace tres años, los padres de una escuela de Virginia decidieron volver a la edición abreviada del diario, que orilla la sexualidad de la escritora.