Representación de la Solar Orbiter. Se acercará a «solo» 42 millones de kilómetros del Sol
Representación de la Solar Orbiter. Se acercará a «solo» 42 millones de kilómetros del Sol - ESA

Solar Orbiter, la misión más ambiciosa al Sol

Todo está listo en Cabo Cañaveral para el lanzamiento, dentro de apenas unas horas, de la nave europea que será la primera en observar, y fotografiar, los polos de nuestra estrella

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Europa se dispone a enviar su misión más ambiciosa al Sol. En apenas unas horas, un lanzador norteamericano Atlas V despegará desde Cabo Cañaveral para poner en marcha un viaje cuyo objetivo es arrojar algo más de luz sobre los misterios que aún envuelven a nuestra estrella particular. ¿De dónde surge la energía que acelera el viento solar? ¿Cómo se genera el campo magnético del Sol? ¿Cómo predecir las eyecciones de masa coronal, violentas erupciones de plasma ardiente que sin previo aviso el Sol lanza al espacio y que pueden provocar un caos tecnológico en la Tierra?

Tras casi dos años de viaje, durante los que realizará varias maniobras de asistencia gravitatoria alrededor de Venus y la propia Tierra para afinar su órbita, la Solar Orbiter se colocará a «solo» a 42 millones de km del Sol, un 28% de la distancia que separa a la estrella de nuestro planeta. Después, y a lo largo de sus cuatro años de misión, que pueden extenderse a ocho, la nave europea será la primera en observar los polos del Sol, nunca vistos hasta ahora por el hombre.

La misión al Sol más completa

Solar Orbiter es, sin duda, la misión más completa jamás enviada a nuestra estrella. De hecho, además de llevar a bordo distintos experimentos y sensores para medir el campo magnético, la intensidad y el flujo de las partículas solares, la nave de la ESA está equipada con una batería de cámaras y telescopios capaces de conseguir imágenes del Sol nunca vistas hasta el momento, con una resolución de apenas 180 km. Ninguna otra misión solar hasta ahora había logrado combinar instrumentos ópticos con los sensores de medición.

El objetivo principal será comprender cómo funcionan el entorno del Sol y la actividad solar, que sigue ciclos de once años sin que sepamos por qué. La nave irá corrigiendo poco a poco su órbita, abandonando la eclíptica (el plano de rotación de los planetas alrededor del Sol), hasta situarse a 33 grados por encima de ella y permitiendo a la humanidad ver los polos solares, por primera vez.

Solar Orbiter se acercará a 42 millones de km del Sol, que es lo máximo que permite la tecnología si se quieren llevar cámaras. A esa distancia, deberá soportar temperaturas de hasta 520 grados. Para protegerse, Solar Orbiter cuenta con un escudo térmico en el que hay una serie de agujeros para que los telescopios puedan observar. Detrás del escudo están todos los demás instrumentos de medición.

Solar Orbiter es una misión de la Agencia Espacial Europea (ESA), construida en Inglaterra, con instrumentos hechos en varios países europeos (entre ellos España) y en Estados Unidos, y que será lanzada por la NASA desde Cabo Cañaveral. Una vez en órbita, el control de la nave quedará en manos de ESOC, la base de la agencia europea en Alemania, que se encargará de llevarla hasta la órbita correcta y controlará las maniobras de asistencia gravitatoria alrededor de Venus y la Tierra. Después, el control de los instrumentos pasará a ESAC, en Madrid, donde se recogerán todos los datos científicos, se almacenarán y se distribuirán a todo el mundo.