El orangután y el hombre, más distintos de lo que se creía
Un orangután, con su cría - Perry van Duijnhoven/Carel van Schaik

El orangután y el hombre, más distintos de lo que se creía

Un equipo internacional, en el que participan científicos españoles, ha secuenciado el genoma de este primate

madrid Actualizado:

Un consorcio internacional de investigación, con participación española, ha secuenciado el genoma del orangután, el homínido más distante del ser humano, aunque con unas coincidencias genéticas que alcanzan el 97%, según publica esta semana la revista Nature en su portada. Científicos del Instituto de Biología Evolutiva de Barcelona (UPF-CSIC) y del Instituto de Oncología de la Universidad de Oviedo han colaborado en este trabajo, dirigido por el investigador Devin Locke, de la Washington University, y en el que han participado más de treinta laboratorios de siete países. Los resultados desvelan información que puede ser útil para la conservación de la especie y para ampliar nuestro conocimiento en algunas enfermedades como el cáncer.

Nature
Nature

Los investigadores han identificado los más de 3.000 millones de pares de bases que constituyen el genoma del orangután, un animal con el que el hombre compartió un antepasado común hace más de doce millones de años. "Los humanos no somos tan parecidos a ese homínido como se pensaba hace unos años", ha explicado Arcadi Navarro, coordinador del trabajo aportado al estudio por los investigadores de la Universidad Pompeu Fabra, en donde es catedrático de genética. El científico ha añadido que "gracias a las técnicas modernas se han detectado diferencias muy importantes en ciertos fragmentos del genoma de unos y otros, y eso nos hace muy distintos", ha precisado.

90 millones de matices

Únicamente ese tres por ciento de diferencias en las zonas comunes del genoma representan alrededor de 90 millones de variantes no comunes, a lo que se sumaría otro 15 por ciento de rasgos totalmente distintos como consecuencia de los fragmentos genómicos no coincidentes entre ambos grupos. "Sólo en esos fragmentos del genoma no compartidos -señala el investigador- podría haber hasta decenas de genes que nosotros tenemos pero los orangutanes no, y viceversa".

Según los científicos, con la secuenciación del orangután se ha ampliado el conocimiento genómico de los primates vivos, en donde se incluyen el hombre y el chimpancé, y que será completado con el del bonobo y el gorila, previsiblemente en los próximos meses. Por otra parte, asimismo han sido secuenciados ya los genomas de los extinguidos Homo Neandertal y del homínido de Denisova.

Los datos obtenidos ahora respecto al orangután aportan claves para entender la evolución de los homínidos y el proceso que dio lugar a la aparición del ser humano. Ambos se separaron de un ancestro común hace 400.000 años. Actualmente, hay más diversidad genética entre los orangutanes de Sumatra que en los de Borneo, algo importante a la hora de luchar para su conservación.

No solo eso. Los resultados también desvelan información sobre los mecanismos en torno a las reorganizaciones cromosómicas de enfermedades como el cáncer.