ManturónEl extraño animal que huele a palomitas de maíz (con mantequilla)

Identifican el compuesto químico que da su característico y reconocible olor a la orina del rarísimo manturón

J. DE J.
MADRIDActualizado:

Se le conoce como manturón, binturong o gato osuno negro, una rara y tímida criatura de pelo hirsuto del sudeste de Asia, similar a una mezcla entre gato y oso, que tiene una extraña característica: huele igual que el bar de un cine.

La mayoría de la gente nunca ha oído hablar del binturong y menos aún ha tenido la oportunidad de olerlo, pero los que sí se han acercado a este mamífero, como los cuidadores de los zoológicos, describen su olor de una forma sorprendente: dicen que se parece mucho al de las palomitas de maíz con mantequilla caliente. Y por una buena razón, el compuesto químico que le da a las palomitas recién hechas ese efluvio que nos hace la boca agua es también el mayor aroma emitido por... la orina del binturong.

Los manturones son animales solitarios que rara vez se encuentran cara a cara, así que utilizan su particular aroma como tarjeta de visita para decir «este es mi territorio» y atraer a potenciales parejas.

Estudios previos han buscado compuestos en las secreciones de las glándulas de olor bajo la cola del manturón que podrían explicar el caso, pero no dieron con nada concreto, así que investigadores de la Universidad de Duke se pusieron manos a la obra para dar respuesta al misterio. Los científicos analizaron muestras de orina recogidas durante los exámenes físicos de rutina de 33 ejemplares en el Carolina Tiger Rescue, un santuario de vida silvestre sin fines de lucro en Pittsboro, Carolina del Norte.

Estos animales orinan en una posición curiosa, no muy pudorosa: en cuclillas, empapando sus pies y espesas colas durante el proceso. Después, arrastran sus colas cuando se mueven en los árboles, dejando un rastro de olor en las ramas y las hojas detrás de ellos. Que se sepa bien lo que acaban de hacer.

Según explican en la revista La Ciencia de la Naturaleza - Naturwissenschaften, los investigadores utilizaron una técnica llamada cromatografía de gases-espectrometría de masas para identificar 29 compuestos químicos en la orina de los manturones. El compuesto que emanaba de cada muestra fue 2-acetil-1-pirrolina, o 2-AP, el mismo compuesto que da su tentador aroma de las palomitas.

Lo que es más, 2-AP fue uno de los pocos compuestos que persistió y se hizo más dominante con el tiempo, un hecho que los investigadores descubrieron por casualidad, como ocurre muchas veces en la Ciencia, uando un envío con la orina congelada del binturong se retrasó en el asfalto caliente durante el transporte para su análisis.

Los machos segregan más 2-AP que las hembras. «El hecho de que el compuesto estaba en todos los manturones que estudiamos, y en concentraciones relativamente altas, significa que podría ser una señal que dice: 'Un binturong estuvo aquí' y si era macho o hembra», explica Lidia Greene, investigadora en Duke y principal autora del estudio.

Como en una cocina

El compuesto 2-AP se forma normalmente en las palomitas de maíz durante el proceso de explosión, cuando el calor causa reacciones entre azúcares y aminoácidos en los granos de maíz. La cocción produce una variedad de nuevas moléculas de olor y de sabor en una reacción química llamada la reacción de Maillard. El mismo compuesto también es responsable de los agradables aromas del pan tostado y el arroz cocido.

«Para hacer este compuesto, tienes que utilizar temperaturas por encima de lo que la mayoría de los animales pueden lograr fisiológicamente», dice Christine Drea, profesora de Antropología evolutiva en Duke. Entonces, «¿cómo consiguen estos animales este olor a cocina sin cocinar?», se pregunta.

Podría ser que su orina huela raro debido a algo que comen. El equipo buscó 2-AP en sus alimentos, pero no detectó la sustancia. Una explicación más probable, dicen los investigadores, es que el 2-AP se produce cuando la orina del binturong entra en contacto con las bacterias y otros microorganismos que viven en la piel, el pelaje o el intestino del animal.

La acción de liberación temporal de los microbios podría ayudar a la orina de los manturones a permanecer mucho tiempo después de que los animales se hayan ido, un modo esencial de comunicación para criaturas solitarias que rara vez se encuentran entre ellas.