Los descubridores del primer exoplaneta
Los astrofísicos Mayor y Queloz utilizaron por primera vez la técnica de velocidad radial - Archivo

Los descubridores del primer exoplaneta

Los astrofísicos suizos Michael Mayor y Didier Queloz, que encontraron en 1995 el primer planeta fuera del Sistema Solar con un método que todavía se emplea, premio BBVA Fronteras del Conocimiento

ep
madrid Actualizado:

Los astrofísicos suizos Michael Mayor y Didier Queloz, descubridores del primer exoplaneta, han sido galardonados con el Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento, en la categoría de Ciencias Básicas, "por su desarrollo pionero de nuevos instrumentos astronómicos y técnicas experimentales que condujeron a la observación de planetas fuera del Sistema Solar". Desde entonces, se han descubiertos cientos de planetas extrasolares, un prometedor campo científico

Los dos premiados anunciaron su descubrimiento el 6 de octubre en el congreso mudnial de Florencia sobre las "Estrellas Frías". El planeta que presentaron era tan grande como Júpiter, tenía un temperatura de casi mil grados y estaba muy cerca de su estrella 51, muy similar al Sol.

Los científicos idearon y desarrollaron una técnica llamada de velocidad radial, basada en el efecto Doppler, para detectarlos indirectamente. Consiste en medir en la luz de la estrella, la huella de los cambios causados en su movimiento por la atracción gravitatoria entre planeta y estrella. Con este método han sido descubiertos la mayoría de los planetas extrasolares hoy catalogados.

«Orgulloso»

Al conocer la noticia, Mayor ha señalado que se siente "enormemente agradecido y honrado" y Queloz se ha mostrado "orgulloso" por este premio que, a su juicio, "es un reconocimiento al trabajo" realizado por ambos "desde hace casi 20 años, y que ha cambiado enormemente la astrofísica".

Ambos han recordado la época en la que realizaron el anuncio del descubrimiento, en 1995, como "muy intensa". "Entonces muy pocos se dedicaban a buscar planetas y el nuestro era un proyecto muy peculiar; habíamos construido un instrumento extremadamente preciso y creíamos que pasarían años antes de tener una señal", ha apuntado Queloz.