Mientras el hombre pisaba la luna, la temperatura del satélite subió dos grados

Es un fenómeno que no tenía explicación y que realmente ocurrió tras los viajes de las naves Apolo

Actualizado:

Seiichi Nagihara, científico planetario de la Universidad de Texas, acaba de dar una solución al misterio, y la ha hecho pública en un estudio publicado en Journal of Geophysical Research: Planets.

Los 12 astronautas que se pasearoron por la Luna en las varias misiones Apolo removieron tal cantidad de polvo que dejaron al descubierto grandes zonas de tierra más oscura y capaz de absorber mucho más calor que el regolito que recubre la superficie. Una tierra que probablemente no había estado expuesta a la luz solar durante millones de años.

De esta forma, y en apenas seis años, ese suelo expuesto por la actividad de los astronautas absorbió suficiente radiación solar como para elevar la temperatura superficial de la Luna hasta en dos grados. "En otras palabras -añade Kiefer- al caminar sobre la Luna, los astronautas alteraron la estructura del regolito".