Una muestra del nuevo material sobre el estambre de una flor - X. Xu y X. Duan / Vídeo: Crean un aerogel que no se puede quemar ni deformar

Crean un material hecho de aire que ni arde ni se deforma

Este aerogel superligero tiene propiedades de ciencia ficción, como aguantar 900ºC, la temperatura superior a la de las llamas en un incendio, como si nada

MadridActualizado:

Investigadores de la Universidad de California en Los Ángeles han desarrollado un material casi ingrávido, compuesto principalmente de aire, capaz de salir indemne tras soportar temperaturas de 900ºC, aún mayores que las que producen las llamas en el incendio de un hogar. Los autores del estudio, publicado en la revista «Science», creen que el nuevo aerogel cerámico podría ser muy útil para la creación de escudos térmicos en naves espaciales o en entornos industriales extremos.

Los aerogeles son un material compuesto formado principalmente por aire englobado dentro de una red de un medio sólido, como cerámica, metal o carbono. Los aerogeles de cerámica son increíblemente ligeros y poseen rasgos muy deseados para soportar entornos exigentes. Sin embargo, la mayoría de los convencionales son frágiles y susceptibles a la degradación debido a la exposición prolongada a altas temperaturas o a grandes y rápidos cambios de temperatura.

Según los autores, estas cuestiones han limitado en gran medida el uso de aerogeles cerámicos como material superaislante. Pero el nuevo ingenio parece tener cualidades de ciencia ficción. Este aerogel cerámico único está creado con láminas atómicas delgadas de nitruro de boro hexagonal (h-BN). Al diseñar cuidadosamente la microestructura del aerogel, los investigadores fueron capaces de lograr tanto una relación de Poisson negativa (una medida de la tendencia de un material a hincharse hacia afuera cuando se comprime) como un coeficiente de expansión térmica negativo.

Pruebas extremas

Para evaluar las capacidades mecánicas y térmicas del material, los autores realizaron una serie de pruebas, incluyendo calentar el aerogel a 900 ° C y luego enfriarlo rápidamente -198 ° C repetidamente, y a una velocidad de 275 ° C por segundo. El equipo también evaluó el efecto del estrés por temperatura a largo plazo al exponer el material a temperaturas cercanas a 1500 ° C en el vacío. De acuerdo con los resultados, el aerogel se mantuvo prácticamente sin cambios, sin modificar su estructura, con su capacidad aislante y con una pérdida de fuerza cercana a cero después de las rigurosas pruebas.

Gracias a estas cualidades, el nuevo material podría ser un buen candidato para la construcción de velas solares, como las propuestas para las sondas interestelares.