El sistema VERITAS consta de cuatro telescopios ópticos de 12 metros. Con él se podrán detectar pulsos láser procedentes de otras estrellas
El sistema VERITAS consta de cuatro telescopios ópticos de 12 metros. Con él se podrán detectar pulsos láser procedentes de otras estrellas - Colaboración VERITAS

Comienza la búsqueda sistemática de pulsos láser emitidos por civilizaciones extraterrestres

El uso de los cuatro telescopios ópticos del sistema VERITAS permitirá a los astrónomos captar destellos luminosos, y no solo señales de radio

Actualizado:

A partir de ahora, ya no nos limitaremos a escuchar las señales de radio del Universo con la esperanza de captar mensajes emitidos por posibles inteligencias extraterrestres. No. A partir de ahora estaremos también en condiciones de captar sus posibles señales luminosas, en concreto, los potentes pulsos láser que los aliens podrían estar utilizando para comunicarse a través de las grandes distancias cósmicas.

La iniciativa Breakthrough Listen, en efecto, el programa más ambicioso llevado a cabo hasta el momento para la búsqueda de civilizaciones fuera de la Tierra, acaba de anunciar que su equipo empezará a peinar los cielos en busca de un nuevo tipo de signos de tecnología alienígena. Y para ello, los astrónomos usarán el Very Energetic Radiation Imaging Telescope Array System (VERITAS), un instrumento formado por cuatro telescopios ópticos de 12 metros instalado en el observatorio Fred Lawrence Whipple, en Arizona.

«Cuando se trata de vida inteligente más allá de la Tierra -asegura el multimillonario Yuri Milner, fundador de Breakthrough Listen- no sabemos dónde puede estar o cómo se comunica. Por eso, nuestra filosofía consiste en mirar en tantos lugares y de tantas maneras como podamos. Y VERITAS amplía aún más nuestro rango de observación».

Utilizando VERITAS, en efecto, los investigadores empezarán a escanear el cielo nocturno en busca de breves e intensos destellos de luz procedentes de estrellas cercanas. Como si se tratara de auténticos faros espaciales, estos breves pulsos de luz serían tan potentes que llegarían a eclipsar el brillo de las estrellas cercanas, y podrían ser una efectiva forma de comunicación alienígena a larga distancia.

«Gracias a VERITAS -explica Andrew Slemion, director del Centro de Investigación SETI en Berkeley- ahora somos sensibles a una nueva e importante clase de señales, los pulsos ópticos de alta velocidad». La propia NASA ya ha utilizado esta clase de tecnología para transmitir imágenes de alta definición desde la Luna a la Tierra, «por lo que existen buenas razones para creer que una civilización avanzada podría estar usando una versión amplificada de esta tecnología para la comunicación interestelar».

VERITAS ya ha buscado esa clase de pulsos luminosos en la célebre estrella de Tabby, que sufre una serie de extraños oscurecimientos que algunos achacan a la existencia de una megaestructura alienígena a su alrededor. Si allí se estuvieran utilizando láseres de gran potencia, y sus haces apuntaran en nuestra dirección, VERITAS podría detectarlos.

La iniciativa Breakthrough Listen tiene una lista de posibles objetivos formada por más de un millón de estrellas, y la mayoría de ellas están a distancias entre diez y cien veces inferiores a la que nos separa de la estrella de Tabby, lo que implca que el instrumento sería capaz de detectar destellos láser mucho más débiles.

El conjunto de cuatro telescopios del sistema VERITAS se utiliza normalmente para detectar destellos de rayos gamma (radiación de alta energía emitida por objetos como estrellas en explosión o agujeros negros) en el cielo nocturno. Cuando los rayos gamma se topan con la atmósfera terrestre, producen destellos de luz azul muy tenues, conocidos como radiación Cherenkov, que serían el equivalente luminoso del «boom» sónico que se produce al superar la velocidad del sonido. La extraordinaria capacidad de VERITAS para para detectar y localizar la fuente de estos destellos azules de corta duración fue lo que hizo de este instrumento el candidato perfecto para buscar pulsos láser procedentes de estrellas distantes.

«Resulta impresionante lo bien que se adaptan los telescopios VERITAS a este priyecto -asegura por su parte Davis Williams, miembro de la colaboración VERITAS-, ya que fueron construidos específicamente para estudiar rayos gamma de muy alta energía».

El horizonte de búsqueda, pues, se ha ampliado. Y puede que ahora nos encontremos un poco más cerca de descubrir si estamos, o no, solos en el Universo.